La crisis

TÍTULO ORIGINAL La crise

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Coline Serrau. Intérpretes: Vicent Lindon, Patrick Timsit, María Pacöme, Ives Robert.

Autora de Tres solteros y un biberón, Coline Serrau da muestras en La crisis de su relevante personalidad y su madurez artística. Con humor, acidez, ternura y hondo calado, sigue con su tono crítico de ciertos comportamientos actuales.

Es cine de autor, en el que se ve la absoluta necesidad de que el guión sea -y lo es- de la misma directora. Pues no se trata tanto de escenas o secuencias, sino de trozos de un rompecabezas que sólo el autor puede ensamblar bien. La peripecia es la de un joven padre de dos niños, que despierta una mañana a la dura sorpresa de que su mujer le ha dejado, y a la vez es despedido de su trabajo.

Recorrerá “las calles del mundo, las intrincadas callejas del corazón humano” en busca de su mujer y de un empleo, e irá conociéndose a sí mismo. Irá sabiendo cómo encontrar el amor y no perderlo. Y cuáles son los callejones humanos sin salida. ¿Una lección moral? Mejor decir: el eterno tema del hombre, tratado con gracia, que con frecuencia provoca la risa, y a veces lleva a pensar…

La obra tiene dos claras partes: la primera, de ida, con prisa, alocada…, y la segunda -más breve-, de hallazgo, más meditativa, se va remansando hasta el encuentro, un encuentro final.

Vicent Lindon -el galán de la comedia clásica- es acompañado por Patrick Timsit -el gracioso, o criado del señor galán-. Ambos van por el mundo un poco a lo Quijote y Sancho, un poco a lo Amadís y su escudero, un poco a lo Orfeo y a lo Ulises, en busca de la dama y del amor, del dinero y la fama… Perfectos actores los dos, y perfectas las muchas mujeres con las que tropiezan en sus andanzas y aventuras. Una película limpia y refrescante, hermosa, más que notable. Ciertamente -hablo aquí de Coline Serrau- dan ganas de decir que la mujer habla del hombre con más respeto y ternura que lo que han hecho -en general- tantos directores en la historia del cine con la mujer. Tal vez por eso concluye con su tantico de superioridad femenina que, por serlo, es maternal.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares