La boda de mi novia

Guión: Adam Sztykiel, Deborah Kaplan, Harry Elfont. Intérpretes: Patrick Dempsey, Michelle Monaghan, Kevin McKidd, Kathleen Quinlan, Sydney Pollack. 101 min. Jóvenes-adultos. (DS)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tom y Hannah son amigos desde hace años. Tanto que, cuando Hannah decide casarse con un duque escocés, le pide a Tom que sea su dama de honor. El problema es que él piensa que ella es la mujer de su vida y tratará de impedir la boda.

Sobre bodas equivocadas que se salvan -o no- in extremis y dilemas entre el amigo desastre y el novio ejemplar hay una obra de arte, Historias de Filadelfia (George Cukor, 1940). El resto son simples imitaciones y esta desde luego no es de las mejores. Paul Weiland, que dirigió hace casi diez años Por amor a Rosanna (mucho más original), se apoya en unos cuantos tópicos simplistas -a veces muy burdamente mostrados- para dibujar a sus personajes: ellos son mujeriegos, ellas suspiran por las cajas con lazos, y todos quieren que las cosas acaben como tienen que acabar.

La película es previsible desde el minuto uno pero, a pesar de todo, le salva la “historia universal” en la que se basa, el gusto -también casi universal- del público por las comedias (y la nostalgia de encontrarlas) y una pareja protagonista que no desentona; siempre y cuando no se espere que el protagonista de Anatomía de Grey, Patrick Dempsey, y la apañada Michelle Monaghan sean Cary Grant y Katherine Hepburn.