Kasbah

Director: Mariano Barroso. Guión: Luis Marías y Mariano Barroso. Intérpretes: Ernesto Alterio, Natalia Verbeke, José Sancho, Lucía Jiménez, Adolfo Fernández, Mehdi Ouazzani. 99 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mariano Barroso es uno de los directores españoles jóvenes a los que hay que seguir. En Éxtasis, su mejor trabajo, demostró una madurez sorprendente al dibujar los deseos utópicos de tres jóvenes en busca de algo capaz de llenar sus vidas. Este tema de la búsqueda de la felicidad lo trata también en Mi hermano del alma y Los lobos de Washington, y lo afronta de nuevo en Kasbah.

Mario lleva años trabajando en Marruecos, pero nunca ha prestado atención a sus habitantes, y ansía volver a España. La víspera de hacerlo recibe un encargo de su jefe, que reside en la península: atender a su joven y hermosa hija, que viene de paso. Lo hace, pero unos tipos secuestran a la chica para vender su automóvil. Mientras Mario busca a la joven, viaja también al interior de sí mismo.

La película funciona bien en el dibujo de la buscada transformación del protagonista (un entonado Ernesto Alterio); en los diálogos, pletóricos de naturalidad; en la combinación de thriller y aventura; en el aprovechamiento del entorno marroquí; en el contraste de las mentalidades hispana y magrebí, con los extremos de pobreza y opulencia. ¿Puntos flojos? Algunas reiteraciones narrativas; el tema de la figura paterna, que se insinua tan levemente que apenas se advierte; y el tópico del legionario más franquista que Franco, que solo salva el esfuerzo interpretativo de José Sancho.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares