Jerusalén

TÍTULO ORIGINAL Jerusalem

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Bille August. Intérpretes: Ulf Friberg, Maria Bonnevie, Pernilla August, Olympia Dukakis, Reine Brynolfsson, Lena Endre, Jan Mybrand. 177 min. Adultos.

El danés Bille August, después de sus dos últimas fallidas películas -La casa de los espíritus y Smilla, misterio en la nieve-, ha vuelto a sus temas nórdicos, donde ha dado y ha vuelto a dar lo mejor de sí mismo. Jerusalén es una epopeya de la escritora sueca Selma Lagerlöf (1858-1940), que obtuvo el Premio Nobel en 1909. Se trata de una de sus mejores y más largas novelas, épica, romántica, impresionista y profundamente religiosa.

Es ciertamente una epopeya, basada en hechos reales, pero melodramática: no se trata tanto de hechos gloriosos, sino más bien de grandes errores humanos, consecuencia en gran parte del error fanático religioso. La abreviada síntesis es ésta: Alejándose de la parroquia rural, los campesinos del valle de Nas Parish siguen la orientación del maestro de escuela y luego la de un fanático predicador evangelista venido de Estados Unidos, que divide a las familias e imbuye en un nutrido grupo tal fanatismo que les hace ir a Jerusalén, para vivir los llamados consejos evangélicos en la comunidad fundada por una millonaria norteamericana. En torno a esta línea básica, relaciones humanas, de amor y parentesco, sufrirán terribles consecuencias a propósito de esta estancia en Jerusalén.

El romanticismo impregna la epopeya con sus diversas historias de amor humano, siempre trágicas y apasionadas: Bille August ha marcado en los diálogos y en las interpretaciones una sobriedad misteriosa, que, si es acorde con el temperamento nórdico, es también adecuadísima para contener en la mesura los melodramáticos hechos. El impresionismo y la estructura rota del estilo de Lagerlöf se manifiesta en sus deslumbrantes paisajes suecos, nieves y árboles negros, con el contraste árido y la hiriente luz de Jerusalén; en el entramado de las muchas peripecias, todas ellas desarrolladas en breves y eficaces secuencias.

El tono lento y solemne armoniza muy bien con la motivación profunda de estas heroicas vidas: la fe, que si el fanatismo desorienta y maltrata, deja siempre nítido el perfil entre la verdadera religiosidad y la buena voluntad equivocada. El amor al trabajo -detalladamente mostrado- y a la tierra, a las costumbres enraizadas, a la familia…, la solidaridad y tantos otros valores hermosamente expuestos, hacen de Jerusalén una obra cinematográfica digna de su origen literario y popular, de valor clásico y universal.

Pedro Antonio Urbina