Jane Eyre

Director: Franco Zeffirelli. Guión: Hugh Whitemore y Franco Zeffirelli. Intérpretes: Charlotte Gainsbourg, William Hurt, Anna Paquin, Joan Plowright, John Wood. 120 min.

Nueva versión de la famosa novela de Charlotte Brönte, que se añade a las realizadas por Christy Cabanne (1934), Robert Stevenson (1944) y Delbert Mann (1970). Ambientada en la Inglaterra de principios del XIX, narra la vida de una joven inglesa, inteligente y rebelde, que se queda huérfana siendo una niña. Criada en un rígido internado, Jane Eyre (Charlotte Gainsbourg) es contratada como institutriz en una rica mansión. Allí, se enamora de Edward Rochester (William Hurt), que vive profundamente atormentado por un misterioso suceso del pasado.

Franco Zeffirelli aprovecha el magnífico equipo técnico con que ha contado -sobre todo el diseño de producción de Roger Hall y la fotografía de David Watkin-, y lleva a cabo una puesta en escena preciosista, muy adecuada al tono tremendamente romántico del argumento. En su exquisita resolución estética, Zeffirelli demuestra su vasta cultura artística, haciendo que la película fluctúe entre un inquietante tenebrismo a lo Rembrandt y un naturalismo exuberante, cercano a veces a los prerrafaelistas. Esta sugestiva combinación de estilos enriquece también la bella partitura de Alessio Vlad y Claudio Capponi. Además, y a diferencia de otras de sus películas, el cineasta italiano no se entretiene demasiado en esos aspectos formales, y permite que el desarrollo de la trama resulte fluido y armonioso.

En este equilibrio tiene un papel decisivo la modélica dirección de actores. Todo el reparto mantiene un alto nivel interpretativo, que roza la perfección en el caso de la joven actriz Charlotte Gainsbourg, cuya cautivadora caracterización de Jane Eyre podría engrosar las antologías. Quizá William Hurt es el actor que está menos inspirado, y su compleja interpretación chirría en alguna secuencia.

Por lo demás, la película conserva casi toda la hondura antropológica, moral y religiosa de la obra original, quedando así como una notable ilustración fílmica de ese clásico de la literatura universal.

Jerónimo José Martín

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares