Iluminados por el fuego

Director: Tristán Bauer. Guión: Tristán Bauer, Edgardo Esteban, Gustavo Romero Borri, Miguel Bonasso; basado en la novela de Edgardo Esteban. Intérpretes: Gastón Pauls, Pablo Ribba, César Albarracín, Juan Leyrado, Virginia Innocenti. 100 min. Adultos. (VD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un periodista y ex combatiente de la Guerra de las Malvinas publicó en 1993 la novela en la que se inspira esta película, premio especial del Jurado en el último Festival de San Sebastián. Producida por la Universidad Nacional de San Martín la historia parte del reencuentro entre el periodista y uno de sus compañeros en la guerra, Vargas, quien está hospitalizado por un intento de suicidio. La esposa de Vargas y el periodista van recordando lo que supuso para sus vidas aquella absurda guerra.

Caben varios niveles de análisis. Es muy notable que una producción argentina logre tanta calidad en el rodaje de secuencias bélicas, sin maquetas ni diseños virtuales y con una impresionante postproducción de sonido. Esa es sin duda la parte más interesante, con diálogos y situaciones vistas ya en muchas películas, pero con la suficiente honestidad para ser más que aceptables. Otra cosa son las partes del guión que se refieren a la actualidad, quizá más afectadas por tener más intención “didactista”. Lo peor del film es el final, muy discursivo en su gratuita voz en off, con aires algo panfletarios y muy tramposa en la vuelta del protagonista al lugar de los hechos. Pero quitando estos defectos, sobre todo de naturaleza ideológica, estamos ante un film notable, novedoso e interesante.

La película muestra cómo “los malos” no son los británicos en primer término, sino la oficialidad argentina -tratada quizá con demasiado maniqueísmo-, incapaz por otro lado, de trasmitir convicciones creíbles a sus tropas.

El film debe ser interpretado como el obligado homenaje a aquellos anónimos soldados que fueron como corderos al matadero. Un dato: hoy hay más veteranos de Malvinas que se han suicidado que soldados caídos en combate.

Juan Orellana

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares