I.D. Identificación

TÍTULO ORIGINAL I.D.

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Philip Davis. Guión: Vincent O’Connell. Intérpretes: Reece Dinsdale, Richard Graham, Perry Fenwick, Philip Glenister, Warren Clarke. 105 min.

Philip Davis debuta en el largometraje con una interesante radiografía de la violencia en los estadios de fútbol. Cuatro policías británicos se infiltran en un grupo de hinchas fanáticos de un equipo con el objetivo de llegar a los cabecillas. A través de un estilo documental, presenta a los hooligans como unos desgraciados para los que el fútbol en sí parece ser lo de menos. Lo subraya gráficamente Davis evitando ofrecer imagen alguna de jugadores en un partido, el mismo recurso que ya empleó el italiano Ricky Tognazzi en su película Ultras.

Los hinchas son tipos desarraigados, hombres en su mayoría, que olvidan a sus familias para formar otra muy particular. Ocultos en la masa, parecen realizarse en alegre camaradería lanzando improperios a jugadores, árbitro y afición del equipo contrario, y protagonizando actos violentos, que se muestran de modo seco e impresionante.

El relato es pesimista y duro. Muestra la esquizofrenia que les toca vivir a los agentes infiltrados. Davis logra que el espectador se involucre en el relato mediante el personaje de John, un policía que al principio busca hacer bien su trabajo pero que, identificado con su papel de hincha violento, acaba convertido en uno de ellos. Su progresivo deterioro tiene implicaciones en su vida matrimonial; John bebe y maldice, y se comporta como un animal al ejercer el sexo. Este último aspecto es mostrado con bastante crudeza.

El director juega además con cierta ambigüedad, pues no ofrece, en las personas que llevan una vida normal, motivos para rechazar el estilo de vida de los hinchas. Sin aportar soluciones, enseña una sociedad decadente, a la que fallan los recursos morales, porque se desconocen o, quizá, se ignoran culpablemente.

José María Aresté