Homicidio en primer grado

TÍTULO ORIGINAL Murder in the First

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Marc Rocco.Intérpretes: Christian Slater, Kevin Bacon, Gary Oldman.

Finales de los años 30: un preso intenta escapar de Alcatraz, la isla del diablo; es cogido, y castigado a tres años de aislamiento total en un oscuro agujero. Recién salido a la vida carcelaria normal, y provocado, mata en un impulso de venganza al que frustró su huida. El homicida va a ser condenado a muerte en un precipitado juicio; pero un joven abogado no sólo le defenderá con justicia, sino que pondrá en el banquillo de los acusados a los mismos responsables de Alcatraz. Ramificaciones menores enriquecen y dan más calor sentimental a la historia.

La película, de una impecable factura formal, goza de todas las perfecciones propias de un producto que se ha querido de calidad; no se han ahorrado gastos con el fin de recrear aquellos años en San Francisco y su Bahía: restaurantes, edificios oficiales, decoraciones interiores, 700 extras en traje de época…, y, sobre todo, Alcatraz, sus barrotes de hierro, sus lóbregas paredes. Todo esto, magníficamente fotografiado, y el mar. Hay tanto cuidado en los detalles, que hasta podría distraer de la sustancia del relato.

El relato -basado en un hecho real- goza de un guión preciso y eficaz, sobrio, bien ritmado, al que el director parece haber obedecido rigurosamente. Se mueven de manera inteligente los hilos y se combinan elementos para conseguir despertar en el espectador los elementales sentimientos de justicia: odio al malo, piedad por la víctima, entusiasmo con el héroe… Héroe y víctima que, sin embargo, padecen una lamentable penuria moral y religiosa, y no dejan de mostrar groseramente a veces sus… debilidades. La cámara atiende de manera adecuada las espléndidas interpretaciones: al valiente abogado (Christian Slater), al doliente preso (Kevin Bacon), al sádico alcaide (Gary Oldman), junto a la convincente presencia de magistrales secundarios. La violencia, con serlo, está matizada para que no resulte en exceso ofensiva. En resumen, un muy entretenido y emotivo producto de calidad, fuerte, bien pensado para el gran público.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares