Héctor

Directora: Gracia Querejeta. Guión: David Planell y Gracia Querejeta. Intérpretes: Adriana Ozores, Nilo Mur, Joaquín Climent, Unax Ugalde, Pepo Oliva. 107 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A Gracia Querejeta (El último viaje de Robert Rylands, Cuando vuelvas a mi lado) le gusta pensar. Esta licenciada en Historia Antigua, madrileña de 1962 e hija del célebre productor, presenta una película inteligente y emotiva que aprovecha la llegada de un adolescente huérfano a un hogar humilde de la periferia de Madrid para contar una historia familiar muy normal y muy atractiva. Adriana Ozores compone un magnífico personaje, Tere, ama de casa, mujer de un transportista y madre de una hija veinteañera, que trabajó como enfermera. Pepo Oliva es un sacerdote, un personaje muy bien perfilado y bastante creíble, cosa infrecuente en películas españolas.

Gracia Querejeta, coautora del guión con David Planell, repite el esquema melodramático y nostálgico que tan buenos resultados produjo en Cuando vuelvas a mi lado: el pasado que se presenta con facturas impagadas, la necesidad de convertir el amor en elemento de redención, las relaciones humanas impregnadas de una hondura que busca el sentido de la vida. Ciertamente hay elementos de la historia que pueden desentonar, como el personaje de Unax Ugalde, muy cómico pero artificial, o el padre mexicano, de un empalagoso subido. Sin embargo, se logra un tono magnético, al que contribuyen el montaje de Nacho Ruiz Capillas -los fundidos a blanco no se entienden bien-, la música de Ángel Illarramendi y una gran dirección de actores. Acierto pleno en las localizaciones, con un barrio de Aluche enormemente fotogénico.

Alberto Fijo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares