Retrato de April

TÍTULO ORIGINAL Pieces of April

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Peter Hedges. Intérpretes: Katie Holmes, Derek Luke, Oliver Platt, Alison Pill, John Gallagher Jr., Patricia Clarkson, Alice Drummond, Sean Hayes. 81 min. Adultos.

Retrato de April es de esas películas a las que hay que conceder una oportunidad. Su comienzo presagia lo peor: escenarios mal iluminados, look mugriento, personajes adormilados deambulando por sus casas… Pero cuando uno acepta la opción estética del realismo sucio y el tono documental, y se adentra en la historia, descubre unos personajes y problemas cercanos. No en vano escribe y dirige el film Peter Hedges, firmante de apreciables guiones: ¿A quién ama Gilbert Grape?, Mi mapa del mundo, Un niño grande

La acción transcurre en un Día de Acción Gracias, con tres hilos conductores. El primero describe el viaje en coche de los Burns: Joy, la madre, enferma de cáncer; Jim, el padre optimista; Beth, la hija “doña perfecta”; Timmy, el hijo adolescente, y Dottie, la abuela con alzheimer. Se dirigen a comer con April, la hija mayor, que se fue de casa de mala manera y ahora sufre para cocinar el tradicional pavo. Mientras tanto, Bobby, novio negro de April, busca un traje adecuado con idea de causar buena impresión. Con estas hebras, Hedges crea un hermoso entramado de relaciones humanas, donde no faltan aristas y defectos, pero tampoco puntos para el entendimiento. Así, en el automóvil saltan el sarcasmo y las lágrimas, pues todos saben que a Joy le queda poco tiempo. El horno de April no funciona, lo que le obliga a pedir ayuda a sus vecinos. En la calle vemos el mundo de trapicheos de Bobby. Y, al fondo, late la duda de cómo discurrirá la reunión; lo que propicia el mejor momento de la película, por lo que tiene de inesperado, en el aseo de un restaurante.

A un guión casi perfecto, que apuesta por la capacidad de las personas para entenderse, pese a las inevitables diferencias, se suma un gran reparto de rostros reconocibles, aunque ninguno sea de estrella. Destaca Patricia Clarkson, cuya interpretación le valió una candidatura al Oscar 2003 a la mejor actriz de reparto.

José María Aresté