George and the Dragon

Director y guionista: Tom Reeve. Intérpretes: James Purefoy, Piper Perabo, Patrick Swayze, Rollo Weeks, Michael Clarke Duncan, Simon Callow, Joan Plowright. 93 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En la Inglaterra del siglo XII, los dominios del Rey Edgaar se conmocionan cuando su hija, la aguerrida Princesa Lunna, es secuestrada por una dragona, que la encierra en su guarida, junto con el huevo donde se desarrolla el que puede ser el último dragón. Buscarán a la princesa su prometido, el ambicioso conde Garth de Guerney, y George, un noble y apuesto caballero que acaba de regresar de las Cruzadas y ansía un poco de tranquilidad. Mientras tanto, llega al reino un grupo de violentos mercenarios españoles que buscan enriquecerse a cualquier precio.

No era mala la idea de rescatar las leyendas medievales como fuente de inspiración cinematográfica. Pero esta especie de versión del mito de San Jorge y el dragón no da la talla en casi ninguno de sus apartados. La ambientación es pobre, la puesta en escena del desconocido Tom Reeve nunca pasa de funcional y las interpretaciones son decididamente toscas, sobre todo por culpa de un guión demasiado infantil, sin ritmo ni gracia, que fracasa en su intento de imitar el tono paródico y familiar de “La princesa prometida”, de Rob Reiner. Quizá a los más pequeños les haga alguna gracia esta película, por lo demás amable y respetuosa con la religiosidad medieval; pero, desde luego, al resto de los mortales les aburrirá soberanamente. Un peligroso tropiezo, pues, de la Carousel Pictures Company, productora europea con sede en Luxemburgo, que ha invertido en este proyecto treinta millones de dólares.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares