La panda del patio

TÍTULO ORIGINAL Die wilden Kerle

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Joachim Masannek. Intérpretes: Jimi Blue Ochsenknecht, Wilson Gonzalez Ochsenknecht, Constantin Gastmann, Raban Bieling, Marlon Wessel, Jonathan Beck, Kevin Ianotta, Sarah Kim Gries, Leon Wessel-Masannek, Florian Heppert, Rufus Beck. 94 min. Jóvenes.

Las Fieras es el nombre de un equipo infantil de fútbol, compuesto por un grupo de inocentes chavales de una barriada popular alemana. Cuando Michi el Gordo y sus Vencedores Invencibles -unos brutos de armas tomar- les arrebatan el terreno donde jugaban, Las Fieras les retan a un partido para ver quién se queda con el campo. Para prepararse bien, el grupo de amigos ficha a Willi, dependiente de un puesto de bebidas que dice haber sido futbolista profesional en su juventud. Willi entrena duro a los chavales, que se resienten de la presión, sobre todo cuando llega al barrio una chica que quiere jugar al fútbol con ellos.

Tiene gracia esta original película infantil, inspirada libremente la historia real de Joachim Masannek, director y guionista de cortos y series televisiva, que en 1985 se convirtió en entrenador de la pandilla de amigos de sus dos hijos, Leon y Marlon, de 11 y 13 años. Esa experiencia la plasmó en una novela juvenil, “Las Fieras Fútbol Club”, que ha triunfado en toda Europa, y que es el precedente directo de la película, con la que Masannek debuta en el largometraje. Después ha dirigido otra secuela, que ya se ha estrenado en Alemania.

El guión es premeditadamente esquemático e infantil, pero articula con agilidad las divertidas andanzas de los chavales y desarrolla una simpática apología de la amistad, las relaciones padres-hijos, el inconformismo como filosofía, y el esfuerzo, la fantasía y la creatividad como medios para avanzar. Sobre esta atractiva base -sólo distorsionada un poco por una cierta aceptación de las drogas blandas-, se edifica una puesta en escena muy imaginativa, que actualiza hábilmente la fórmula tradicional de los cuentos de hadas.

Jerónimo José Martín