Érase una vez…

Guión:Olivier Dahan y Agnès Fustier Dahan.
Intérpretes:
Nils Hugon, Romane Bohringer, Elodie Bouchez, Pierre Berriau, Dominique Hulin, Raphaël Fuchs, William Touil.
90 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La variedad de géneros es uno de los síntomas de la vitalidad de una cinematografía. Por eso es lógico que el pujante cine francés produzca también películas destinadas a toda la familia. Es el caso de Érase una vez…, ambiciosa, extraña y fallida versión hiperrealista del cuento clásico Pulgarcito, de Charles Perrault. Con ella se ha dado a conocer internacionalmente el joven director francés Olivier Dahan, autor de varios cortos, dos largos poco conocidos fuera de Francia y numerosos videoclips muy populares.

Como es bien conocido, Pulgarcito es el más pequeño, inteligente y sufrido de los hijos de un matrimonio pobre que malvive en un país medieval devastado por las guerras y hambrunas. Después del saqueo de la granja familiar, los padres toman una decisión desesperada: abandonar a sus hijos en un bosque cercano, habitado por lobos, crueles mercenarios y un temible ogro, devorador de niños. Pulgarcito demostrará su valía en esas terribles circunstancias.

Rodada casi íntegramente en estudio, con apabullante despliegue de decorados barrocos y con una esmerada iluminación expresionista, la película discurre en una atmósfera de pesadilla algo teatral pero muy imaginativa. Además, Olivier Dahan dirige bien al excelente reparto y ofrece una realización ágil y vibrante, que brilla a gran altura en la angustiosa persecución de los lobos. Sin embargo, ni el guión ni la puesta en escena aciertan con el tono adecuado, y fluctúan del infantilismo más ingenuo a la violencia más brutal, expuesta incluso con cierta crueldad. Esto ralentiza el ritmo, diluye las moralejas positivas del relato y provoca que la película resulte excesivamente truculenta para los niños y demasiado pueril para los adultos. En fin, parece más una versión infantil de Vidocq o El pacto de los lobos, que de Amelie.