1389959.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Los papeles de Aspern

TÍTULO ORIGINAL The Aspern Papers

PRODUCCIÓN 90

DURACIÓN 90 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNSexo

ESTRENO27/11/2020

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ópera prima de un joven director francés estrenada en el Festival de Venecia, en agosto de 2018. El anciano James Ivory ha participado en el guion y es uno de los productores, junto a la actriz Joely Richardson, hija de Vanessa Redgrave. Se adapta la novela corta de Henry James publicada en 1888. Un editor está obsesionado por la figura Aspern, un célebre poeta muerto, y acude al palacio veneciano donde vive una anciana que fue amante del poeta para que le entregue los papeles que él dejó. Un tóxico juego se establece entre el cazador y su víctima, con una sobrina de por medio.

Landais no logra en ningún momento dar vida al relato de James. La película es plana y tediosa, con una apelación al erotismo poliamoroso propia de un anuncio de colonia que revela la impotencia de un lector, guionista y realizador que se enfrenta a una novela decadentista llena de malicia y laberintos psicológicos, una parábola envenenada sobre la literatura como religión pagana, que le viene muy grande. Los actores están perdidos en una realización arrítmica e insustancial en la que nunca se consigue buena temperatura dramática. Los petrificados diálogos suenan ridículos e inanes. Ya lo dijo Robert Bresson en su deslumbrante libro de aforismos Notas sobre el cinematógrafo: “Estilo: todo lo que no es técnica”. En esta película, el estilo brilla por su ausencia.