¡En guardia!

TÍTULO ORIGINAL Le Bossu

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Philippe de Broca. Guión: Jean Cosmos, Jérôme Tonnerre y Philippe de Broca. Intérpretes: Daniel Auteuil, Marie Gillain, Vincent Perez, Fabrice Luchini, Yann Collette, Jean-François Stevenin, Didier Pain, Claire Nebout. 118 min. Jóvenes.

El éxito de Cyrano de Bergerac, de Jean-Paul Rappeneau, provocó que el cine francés volviera a echar mano de relatos de capa y espada, como La hija de D’Artagnan o El húsar en el tejado. Ahora le ha tocado el turno -ya por quinta vez- a otro clásico folletín, El jorobado, escrito en 1857 por Paul Féval, y ahora dirigido por el veterano Philippe de Broca, que ya demostró su dominio del género en Cartouche, El caballero o ¡Chuanes!

Ambientada en la Francia de la primera mitad del XVII, la trama describe las peripecias del caballero Lagardère, un valiente espadachín de origen humilde que consagra su vida a vengar la muerte de su amigo el duque de Nevers, asesinado por su ambicioso hermano Gonzague. Lagardère salvó y crió con unos cómicos a la hija de Nevers y, cuando ésta se ha convertido en una bella joven, los dos regresan a París con la intención de reparar la vieja injusticia. Para ello, Lagardère intenta entrar al servicio del infame Gonzague, haciéndose pasar por un contable jorobado. En éstas, el audaz caballero descubre el amor.

Desde el arranque, De Broca se ciñe al pie de la letra a la exitosa fórmula épico-cómica que encumbró en los años 60 y 70 a Jean-Paul Belmondo. Narrativamente, ese cóctel de melodrama ligero, acción trepidante y continuos golpes de humor sigue funcionando muy bien. Sobre todo en este caso, en que De Broca ha podido contar con una excelente ambientación, un reparto de primera categoría y unos duelos de espadas magistralmente coreografiados, y orquestados con espectaculares efectos de sonido.

Sólo cabe reprochar a la película su tono excesivamente libertino, que propicia algunas breves escenas de exhibicionismo sexual, poco apropiadas en una película pensada para todos los públicos.

Jerónimo José Martín