El pueblo de los malditos

TÍTULO ORIGINAL Village of the Damned

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: John Carpenter.Intérpretes: Christopher Reeve, Kirstie Alley, Mark Hamill.

John Carpenter, uno de los mejores directores actuales de cine fantástico, dirige una nueva versión del clásico de ciencia-ficción de serie B, que dirigió en 1960 Wolf Rilla. Con una trama sencilla y un uso muy clásico del suspense, el director de Asalto en la comisaría del distrito 13 y La cosa narra su historia con maneras ciertamente inquietantes. Carpenter compone, una vez más, la banda sonora, un elemento que siempre apoya eficazmente sus películas.

Los habitantes de Midwich, un apacible pueblo rural, caen por unas horas, sin motivo aparente, en un profundo letargo. Un tiempo después se sabe que varias mujeres quedaron embarazadas el día del extraño fenómeno; una de ellas es una adolescente virgen. Todas las mujeres deciden tener a sus hijos, pese a las dudas de cómo han sido engendrados. Pronto se ve que los niños que nacen no son normales. Adolecen de increíbles poderes mentales, un extraño comportamiento agresivo y una completa falta de sentimientos.

Carpenter sabe explotar el tremendo dilema que se plantea a los moradores de Midwich: ¿deben o no hacer daño a sus propios hijos? Además, cuida de modo especial el marco donde se sitúa la historia y los numerosos personajes, sencillos pero muy bien dibujados. Todo ello contribuye al aroma añejo del film, propio de las películas artesanales hechas con cariño. La abundante experiencia que Carpenter tiene a sus espaldas se demuestra además en la hábil dirección de sus actores infantiles, a los que arranca cualquier atisbo de humanidad. No faltan a la película efectos especiales o montaje acelerado de secuencias cuando es necesario; pero usados inteligentemente, sin intención de aturdir al espectador o de esconder las teóricas limitaciones de una historia. Como mucho, se puede reprochar al director la reiteración de secuencias que muestran el comportamiento violento de los niños.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares