El buen pastor

TÍTULO ORIGINAL The Good Shepherd

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Robert De Niro. Guión: Eric Roth. Intérpretes: Matt Damon, Robert De Niro, Angelina Jolie, William Hurt, John Turturro. 167 min. Adultos. (VX)

Acercamiento a la historia de los servicios secretos estadounidenses, primero durante la II Guerra Mundial con las siglas OSS, y luego bajo el apelativo de “la Agencia”, o sea, la CIA. La narración pivota sobre Edward Wilson, agente gris y taciturno, pero muy bueno en su trabajo; y transcurre básicamente en dos tiempos: años sesenta, con la fracasada invasión de Cuba en la bahía de Cochinos; y prolegómenos de la guerra mundial, cuando Wilson, miembro de una fraternidad y universitario idealista, recibe la propuesta de sumarse al incipiente servicio de inteligencia.

Con una estructura de idas y venidas temporales compleja pero bien trabada, que se diría inspirada en “El Padrino II” (¿habrá dado ideas el productor ejecutivo Francis Ford Coppola al guionista Eric Roth y al director Robert De Niro?), se transmite una idea cabal de las duplicidades que marcan la vida de los espías, cuyas consecuencias pagan, a un precio demasiado alto, sus familias y ellos mismos. Mérito de Roth y De Niro es que, a través del protagonista, dan una visión del conjunto: las ramas no sólo no impiden ver el bosque, sino que ayudan a ello.

Hay resonancias de gran tragedia en el destino fatal que aguarda a Wilson, con una vida marcada por el suicidio paterno, y cuyos sentimientos, siempre guardados para sí, le han conducido a sacrificar lo que le dictaba el amor, y a hacer daño a sus seres queridos. En ese sentido el modelo “padrinesco” de soledad en la inmoralidad ha sido perfectamente asimilado -Matt Damon parece tener de referente al Michael Corleone de Al Pacino-, pero sin caer en mimetismos obvios. Incluso la escena de montaje paralelo en que la identidad de un “topo” queda al descubierto, homenaje evidente a la saga de Coppola, se trata con originalidad, pues son planos no sólo separados en el espacio, sino también en el tiempo.

Se nota que De Niro es un gran actor. Curiosamente, muestra una virtud que bien podría haberse aplicado en los filmes de su última etapa actoral: controla a sus intérpretes para que entreguen unas actuaciones contenidas, sin histrionismos. Y así, en el bien escogido reparto, conviven los actores conocidos (Damon, Angelina Jolie, Alec Baldwin, el propio De Niro…), los repescados (Joe Pesci, Timothy Hutton, William Hurt, Keir Dullea, John Turturro…), los que prometen (Billy Cudrup, Martina Gedeck…) y los “descubrimientos” (Oleg Stefan, John Sessions…).

José María Aresté