Ed Wood

Director: Tim Burton. Intérpretes: Johnny Deep, Martin Landau, Sarah Jessica Parker, Patricia Arquette, Vincent D'Onofrio, Lisa Marie.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En esta nueva declaración de amor al cine, Tim Burton narra las andanzas del que ha sido calificado como peor director de todos los tiempos: Ed Wood, hombre emprendedor pero de discutido talento.

Ed Wood (Johnny Deep), que dirige teatro con escaso éxito, sueña con filmar una película en Hollywood. La oportunidad se presenta en forma de subproducto, que el ilusionado primerizo trata de convertir en obra personalísima. Una de las bazas con que cuenta es la recuperación para la pantalla del actor Bela Lugosi (Martin Landau), el Drácula más famoso de la historia del cine, por entonces en plena decadencia por su adicción a la morfina.

El film se beneficia de su base real, que se mezcla con una visión romántica y llena de ternura: el director ama a sus personajes, lo que ayuda a que los aspectos más oscuros de la historia -dificultades creativas del artista, declive del actor, extravagante gusto de Wood por las prendas femeninas…- sean tamizados por divertidos golpes de humor y por un aire nostálgico que conmueve con frecuencia.

Hay una magnífica recreación del Hollywood de los años cincuenta y de las condiciones en que se rodaban las películas baratas. La decisión de fotografiar en blanco y negro, con toques expresionistas, se demuestra inteligente, y ayuda a dar a la película el tono preciso. Muy inspirada se revela también la banda sonora de Howard Shore.

Uno de los puntos fuertes de este excelente film es la relación Lugosi-Wood, muy bien dibujada: Landau y Deep están magníficos. Como si fueran padre e hijo, se profesan un afecto más allá de motivos puramente profesionales, que les lleva a estar muy unidos en los momentos difíciles. La creación artística y el derecho a la integridad de las obras tienen una emocionante defensa en el mágico encuentro entre Ed Wood y Orson Welles.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares