Flamenco

Director: Carlos Saura. Intérpretes: Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Joaquín Cortés, José Menese, Remedios Amaya, Aurora Vargas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una estación de tren vacía, unos paneles, los fascinantes juegos de luces, contraluces y sombras de la fotografía de Vittorio Storaro, un centenar de grandes artistas que sacan a la luz sus sentimientos más íntimos, un sonido purísimo y una cámara ágil y curiosa… Estos son los ingredientes de esta singular exposición fílmica -por llamarla de alguna manera- con la que Carlos Saura ha intentado asir, sin didactismos ni retóricas vacías, el alma del flamenco en todas sus facetas: música, cante y baile.

El veterano cineasta español ya se había aproximado al mundo del flamenco en Bodas de sangre, Carmen y Sevillanas. Pero ahora lleva su análisis mucho más lejos. Ha pretendido llegar a la esencia de los principales palos o modalidades de este arte ancestral y ecléctico. De modo que ha reducido y estilizado al máximo el artificio cinematográfico, para no entorpecer con él la plena expresividad y pureza de los artistas, objetivo primordial de su cámara.

En la película no hay argumento, sino argumentos: los que da cada artista con su actuación. Y tanto los decorados -de una abstracción simplicísima- como la iluminación -más rica en simbolismos naturalistas- buscan sobre todo crear el mejor espacio escénico y plástico para cada artista, según sus propias singularidades. A esto sólo se añade un orden de exposición de los veinte retablos y un montaje muy variado -estático a ratos, con más carga dramática otras veces-, que subrayan el carácter ritual del flamenco.

No hay más. Pero con eso Saura consigue los objetivos de este singular ensayo fílmico -necesariamente parcial y discutible- en el que despoja al flamenco de todos sus tópicos abalorios y farolillos. Pienso que incluso al profano le costará contener la emoción en esos cinco o seis instantes mágicos -el grito inicial de la Paquera de Jerez, el doble martinete de Agujeta y Moneo, la petenera de José Menese, el espeluznante mano a mano entre Farruco y su nieto Farruquito, el precioso villancico coral…-en que la película logra atrapar en sus imágenes palpitantes jirones de vida y de Arte, con mayúscula.

Jerónimo José Martín