Miami

Director: David Frankel.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Intérpretes: Sarah Jessica Parker, Mia Farrow, Antonio Banderas.

Autor también del guión, este nuevo director da muestras de una gran agilidad narrativa, de habilidad para la comedia, al hilvanar con buen ritmo la maraña de tantas historias de amor y desamor. Todos los actores cumplen sobradamente sus cometidos en el atractivo paisaje urbano de Miami. Situaciones frescas, cambiantes, ligeras, que, tras el humor y la risa, poco a poco, van dejando un poso que lleva a la reflexión.

Una joven, que había decidido casarse, asentar su vida con un matrimonio para siempre, plantea a su psiquiatra la decepción que le ha producido descubrir el engaño, la infidelidad, en los matrimonios de sus padres y hermanos, que creía modélicos. Tras esta primera escena -Sarah Jessica Parker en un largo primer plano ante la cámara-, se materializan todas esas locas historias de traiciones amorosas. Sin embargo, los matrimonios se van recomponiendo tras la crisis, salvo alguno… Otra vez ante el psiquiatra, la joven protagonista repite el sin embargo: “Ya sé que hay fallos en las parejas que se casan para siempre, sin embargo…”.

Exenta de amargura, desenfadada, optimista, no pretende una coherencia plena ni una lección moral acabada. Más bien es una llamada de atención amable, a pesar de la crudeza de sus diálogos y de algunas situaciones, a la permanente validez del matrimonio. Como se dice al final: “Todo el mundo se queja del tráfico en Miami, pero las calles están siempre llenas de coches…”.

Pedro Antonio Urbina