Declaración de guerra

Declaración de guerra

TÍTULO ORIGINAL La guerre est déclarée

PRODUCCIÓN Francia - 2011

DURACIÓN 100 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNSexo

ESTRENO31/08/2011

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En una fiesta –¿dónde si no?–, Romeo conoce a Julieta, se enamoran y se van a vivir juntos. Con entusiasmo montan el piso, luego reciben al niño con alegría. Pero pronto hay problemas: el pequeño los tiraniza, les complica la vida, primero llora, luego vomita, después le descubren un tumor maligno en el cerebro. De repente ese sufrimiento lo cambia todo: es la guerra contra la enfermedad, la muerte y la depresión. Romeo y Julieta se descubren más y mejor, se quieren más y mejor a través del sufrimiento y en la lucha por su hijo, y lo dejan absolutamente todo por él.

La puesta en escena, sobria pero llena de vigor, hecha de naderías cargadas de tensión dramática, cuenta con la voz en off de un narrador que ayuda a entender lo que ocurre y da a la historia el tono de una fábula. La interpretación de la pareja principal es acertadísima por su naturalidad; hay que indicar que los protagonistas son pareja de hecho y tienen un hijo, es decir, hacen de sí mismos, y ellos escribieron el guión. Y metidos en faena, tocan un buen puñado de temas importantes: el sentido de la vida y del sufrimiento, profundizar en el amor, las cosas que importan, las que duran…

A diferencia de otras películas de niños con cáncer que hemos visto en los últimos años, ésta se centra en los padres, no en los pequeños, y por ello es mucho más dura que aquellas. Vemos sufrir a los padres y el espectador es un familiar más, que comparte con ellos la pena. Inteligente, sugerente, interesante, dura. Muy francesa.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares