Como un relámpago

Director y guionista: Miguel Hermoso. Intérpretes: Eloy Azorín, Santiago Ramos, Assumpta Serna. 103 min.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un perdido adolescente ansía conocer a su padre, del que su madre, una abogada ex militante de la extrema izquierda, nunca le ha querido hablar. Encuentra finalmente a su padre en Las Palmas y allí pasa con él unos días. Resulta ser un entrañable y patético actor venido a menos, que vive desastrosamente, enganchado al alcohol, a las apuestas y a un cutre programa radiofónico. El encuentro enriquecerá al padre y al hijo.

El irregular Miguel Hermoso (Truhanes) traduce con sorprendente sencillez visual y narrativa una historia muy bien perfilada sobre el papel y en la que tienen cabida el drama, la comedia y hasta la intriga. Sobresale el magnífico trabajo de Santiago Ramos, en el papel del padre, que le ha ganado merecidamente el Premio Goya al mejor actor. Con sinceridad, y sin retórica ni cinismos al uso, la película plantea numerosas preguntas sobre temas de gran calado, como la importancia de la figura paterna o el sentido de la unidad familiar, debilitados por cierta mentalidad libertina y egoísta muy extendida en las últimas décadas. También afronta con valentía el paradójico destino burgués o escapista de tantos viejos luchadores de la izquierda. Casi siempre, esas preguntas quedan en el aire; pero ya el simple hecho de plantearlas resulta elogiable. Sólo cabe reprochar una tonta secuencia erótica y unos diálogos barriobajeros, a veces muy zafios.

Jerónimo José Martín