Capitanes de abril

TÍTULO ORIGINAL Capitãos do abril

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: María de Medeiros. Guión: María de Medeiros y Eva Deboise. Intérpretes: Stefano Accorsi, María de Medeiros, Frédéric Pierrot, Joaquim de Almeida, Fele Martínez. 126 min. Jóvenes.

Tras ganarse un merecido prestigio como actriz, la portuguesa María de Medeiros dirigió tres cortos y mediometrajes muy elogiados. Ahora debuta en la larga distancia con Capitanes de abril, ambiciosa coproducción europea que recrea en clave romántico-épica la Revolución de los Claveles, la incruenta rebelión iniciada por oficiales jóvenes del ejército portugués, que acabó con la veterana dictadura de Salazar el 25 de abril de 1974.

A bote pronto, y sin entrar en un análisis riguroso, se aprecia que María de Medeiros hace una recreación demasiado idealizada de los hechos históricos, a los que ha desideologizado y esquematizado en exceso. Y eso, a pesar de que se preocupa de elogiar punto por punto -permisivismo sexual, aborto, socialismo…- su progresista visión de la vida. De todos modos, profundiza certeramente en la incidencia de las sangrientas guerras coloniales en el golpe de Estado; y además, su elogiable afán de ponderación beneficia a la variada galería de personajes, todos bastante bien perfilados y muy cercanos al espectador, salvo quizá en el artificioso giro melodramático final. En este sentido, sorprende la conjunción de un reparto muy internacional, así como la naturalidad del joven actor italiano Stefano Accorsi.

En cualquier caso, esa íntima humanidad de los personajes, unida a una excelente banda sonora -repleta de bellas canciones contestatarias de la época-, aporta una gran emotividad a la vibrante puesta en escena de María de Medeiros, de planificación quizá poco rigurosa, pero resuelta con una bella fotografía, un notable despliegue de medios y la cámara siempre a corazón abierto.

Jerónimo José Martín