Cásate conmigo, Maribel

Director y guionista: Ángel Blasco. Intérpretes: Natalia Dicenta, Carlos Hipólito, Nathalie Seseña, Mireia Ros, Malena Alterio, María Isbert, Mª Ángeles Acevedo. 102 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El productor y guionista Ángel Blasco debuta como director con Cásate conmigo, Maribel. Se trata de una notable adaptación de Maribel y la extraña familia, la popular comedia de Miguel Mihura, ganadora del Premio Nacional de Teatro en 1959 y ya llevada al cine en 1960 por José María Forqué.

La acción se desarrolla en el Madrid de 1958, recreado a través de una ambientación y un vestuario de gran calidad, y con pasajes del NO-DO y de nostálgicos documentales de la época. En ese Madrid entre rústico y moderno, Maribel, una prostituta ya cercana a la treintena, ejerce en un bar de alterne de la zona centro. Allí conoce a Marcelino, un hombre de provincias, tímido, sencillo y de buena posición, que se enamora de ella y la trata con un delicadeza apabullante, quizá porque no se da cuenta -o no quiere darse cuenta- de la condición de Maribel. Ésta irá sucumbiendo a la bondad de Marcelino y de su “extraña familia” madre y su tía, dos abuelitas a cuál más encantadora-, mientras sus compañeras de pensión y profesión se angustian más y más pensando que Marcelino puede ser un asesino de mujeres de mala vida que ya ha matado a varias en diversos barrios de Madrid.

A alguno quizá le resulte lenta y añeja esta propuesta de Ángel Blasco. Y, ciertamente, pesan un poco algunos pasajes académicos y el doblaje de varios personajes secundarios. Pero éstos son defectos menores en una película elegante y divertida, siempre amable y a ratos conmovedora, con una factura esmerada a todos los niveles -planificación, iluminación, fotografía, música…- y con unas interpretaciones más que notables. Destacan Carlos Hipólito -como siempre, muy medido- y sobre todo Natalia Dicenta, arrebatadora en su complicado papel de chica casquivana y romántica a la vez. Ellos dos y todos los secundarios -que sostienen los contrapuntos cómicos- conforman una entrañable galería de personajes, emblemáticos del elogio del amor, la familia y la amistad que plantea la película.

Jerónimo José Martín