Box of Moonlight

Box of Moonlight

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Tom DiCillo. Guión: Tom DiCillo. Intérpretes: John Turturro, Sam Rockwell, Catherine Keener, Lisa Blount, Annie Corley, Dermot Mulroney. 107 min. Adultos.

La vida del ingeniero eléctrico Al Fountain es una perfecta cuadrícula. La obsesión por el detalle, por hacer en cada instante lo previsto, dificultan la relación con su mujer y su hijo, y con sus subordinados. La interrupción de una obra, que dirige a varios cientos de kilómetros de su hogar, le ofrece unas inesperadas vacaciones que decide aprovechar para visitar antiguos paisajes de su infancia, y reflexionar sobre su trayectoria vital.

Tom DiCillo sorprendió hace dos años con Vivir rodando, sobre el rodaje de una película. Aquí vuelve a demostrar su talento narrativo con una historia sencilla, contada con agilidad, que reflexiona en tono de comedia sobre los ajetreos y tensiones de la vida moderna, que impiden disfrutar de los placeres más sencillos. El protagonista -un inspirado John Turturro-, que tiene unas extrañas visiones donde las cosas parecen marchar hacia atrás, cree ver en ellas la necesidad de liberarse de las manías que le impiden ser el que fue en otro tiempo. Le ayuda Kid, al que conoce casualmente. Este joven algo alocado, que viste como David Crokett y vive en plena naturaleza, imprimirá algo de alegría a la vida anodina del ingeniero. Y Al, que desea volver a casa, prolongará sus vacaciones por ahogar la soledad de su nuevo amigo.

La película es algo larga para la historia que desarrolla. Hay buenas dosis de humor, pero también mal gusto y un tonto exhibicionismo. La principal cuestión que plantea es interesante: hay que disfrutar de la existencia, vivirla con intensidad; aprovechar el tiempo en sentido amplio, no cuantificarlo hasta el ridículo. Pero se aborda de modo superficial, el alcance es corto. Algunas de las diversiones que Kid propone -hacer el gamberro en un campo de tomates, echar una cana al aire con dos chicas de buen ver- parecen un modo algo simplista de simbolizar qué significa la verdadera libertad.

José María Aresté