Alphas

Alphas

TÍTULO ORIGINAL Alphas

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2011

DURACIÓN 43 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO11/07/2011

DIRECTORES

No llevan disfraz pero tienen poderes que ya quisieran los héroes de mallas y licra. Son un cuerpo especial denominado Alphas que investiga los casos que no pueden resolver la policía ni el espionaje convencional.

El problema es que también hay alphas dedicados al mal. El Dr. Rosen (David Strathairn), mentor del grupo, procurará sacar el máximo provecho de la puntería de Cameron, la persuasión mental de Nina, el desarrollo sensorial de Rachel, la fuerza de Bill y la percepción de las ondas electromagnéticas de Gary.

Si el cine actual está plagado de superhéroes, la televisión no se ha quedado al margen. Heroes, Misfits, No Ordinary Family o, en España, Los protegidos, son ejemplos de cómo los poderes sobrenaturales (también presentes en Dollhouse, Fringe o Sobrenatural) son un argumento muy recurrente y eficaz para captar la atención de la audiencia.

La cadena Syfy, nacida en Estados Unidos de la mano de la NBC en 1992, lleva dos décadas produciendo series de ciencia ficción (Eureka, Battlestar Galactica, Warehouse 13, Heroes) y sobre fenómenos paranormales (Haven, Ghost Hunters). Alphas es una serie que sigue los cánones de la cadena, en este caso dirigiéndose a un público amplio y juvenil que quiere ver un entretenimiento con acción, ingenio y algo de humor. Que no es poco. La serie cumple bastante bien esa misión, con excepción de algún capítulo (especialmente el octavo de la primera temporada), en que la narración es más farragosa y el contenido es más adulto que juvenil.

Tema trillado, giros ingeniosos

La serie maquilla varios problemas evidentes: una temática muy trillada, actores y personajes con escaso carisma (excepto David Strathairn y el joven Ryan Cartwright, al que ya pudimos ver en algunos capítulos de Mad Men y Bones, y que aquí tiene, con diferencia, el personaje más interesante), y una banda sonora rutinaria y omnipresente.

Pero estos inconvenientes se superan gracias al buen hacer de los creadores de la serie. Se nota especialmente la mano de Zak Penn, que ya mostró su talento al escribir los argumentos de películas tan trepidantes y divertidas como Los Vengadores o El último gran héroe. Aquí demuestra que sabe mantener el ritmo de la temporada gracias a giros ingeniosos y puntuales esfuerzos por dar algo de dramatismo a la historia.

En este sentido, es de agradecer, por ejemplo, el cuarto capítulo de la primera temporada al ofrecer al espectador algo distinto. La relación entre Gary y Anna, dos autistas superdotados con poderes mentales, es original e ingeniosa, y hace que la serie no sea tan previsible.

Por otro lado, en ningún momento se abusa de la pirotecnia de los efectos especiales, que son reducidos pero eficaces. Los guionistas intentan también disimular la patente “semejanza” de los poderes de Bill y Cameron con los que mostraron en su día los protagonistas de Hulk y Wanted.

Sin ser un boom televisivo, Alphas ha conseguido unos índices de audiencia aceptables en España y Estados Unidos que le han permitido renovar por una segunda temporada.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.