Ahora o nunca

Guión: Justin Zackham. Intérpretes: Jack Nicholson, Morgan Freeman, Sean Hayes, Rob Morrow, Beverly Todd. 97 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Carter Chambers (Freeman), mecánico y gran lector, felizmente casado, se encuentra compartiendo habitación de hospital con el egoísta e insoportable multimillonario Edward Cole (Nicholson), propietario del hospital y de otras muchas cosas. Ambos tienen cáncer y ambos reciben el mismo diagnóstico: les queda un año de vida. Ante la sentencia, Edward decide poner en práctica una idea de Carter: escribir una lista de “cosas que hacer antes de morir”, y realizarla.

No es la primera vez que ser lleva a la pantalla esta idea: sin ir más lejos, Isabel Coixet hace algo similar en Mi vida sin mí. Pero donde Coixet es realista hasta la crueldad, el veterano actor y director Rob Reiner (La princesa prometida, Algunos hombres buenos, Misery) hace una fantasía agradable, con envoltorio de comedia, para transmitir un mensaje bienintencionado, con lo que eso tiene de bueno y de malo. De bueno porque la comedia y la sonrisa permiten abordar cualquier tema; de malo porque si es imposible de creer y el espectador no entra, el mensaje no llega a puerto.

Por una parte, es imposible que esos dos hombres se encuentren en una habitación de hospital, es imposible que se lleguen a hablar, es imposible que se hagan amigos, es imposible que emprendan un viaje a Europa, Egipto, el Himalaya, el Taj Mahal, etc. En su condición, es imposible que Cole gaste una fortuna para alegrar a un desconocido y es imposible que cambie de actitud.

Pero Reiner (Nueva York, 1947) tiene oficio y los dos actores protagonistas son magníficos, de modo que se puede dar por válida la situación y disfrutar del enfrentamiento. Una visión plana, materialista y egoísta del mundo o una visión trascendente -“se llama fe”, dice Freeman- que te lleva a hacer felices a los demás. El narrador, Freeman, no dice “Edward Cole fue un maldito egoísta”, sino “murió con el corazón abierto a los demás”.

Poco más que un telefilme caro (ha costado unos increíbles 45 millones de dólares), no demasiado profundo, pero generoso y positivo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares