Adiós, Bafana

Director: Bille August. Guión: Greg Latter y Bille August. Intérpretes: Joseph Fiennes, Dennis Haysbert, Diane Kruger, Faith Ndukwana, Terry Pheto, Lesley Mongezi, Zingi Mtuluza, Mehboob Bawa, Shakes Myeko, Sizwe Msutu. Jóvenes. (VSD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

James Gregory era un típico “afrikaner” blanco, criado en una granja del Transkei. Allí aprendió a hablar xhosa, la lengua de la principal etnia sudafricana. En 1968 se recrudece el régimen racista del “apartheid”, impuesto por el Partido Nacional. Y Gregory es destinado entonces como suboficial de prisiones a la tristemente famosa Robben Island, frente a Ciudad del Cabo, donde son encarcelados los dirigentes del ilegalizado Congreso Nacional Africano (CNA), incluido Nelson Mandela. La misión de Gregory es vigilar y espiar a estos presos cualificados, e informar sobre ellos al Ministerio de Información de Pretoria. Pero su relación con Mandela a lo largo de 27 años llevará a Gregory a cuestionarse sus propias ideas racistas e incluso a ayudar al líder africano. Lo que le enfrentará con su mujer, sus dos hijos y los demás carceleros.

Al igual que otras películas sobre la historia reciente de Sudáfrica, “Adiós, Bafana” pasa de puntillas por el recurso del CNA a la violencia. Y, como también les sucede a muchas de ellas, a su guión le falta un hervor dramático y a su puesta en escena un destello visual; de modo que la película, aunque interesante, resulta un tanto previsible y académica. De todas formas, el danés Bille August (“Pelle, el conquistador”, “Los miserables”) disimula en gran medida esos defectos con un grato tono conciliador y una nítida apología del arrepentimiento y el perdón, también muy atractiva. Este tono positivo alivia además la dureza de algunas situaciones carcelarias y fortalece la evolución dramática de los personajes, todos ellos muy bien perfilados e interpretados. También cabe elogiar el estilo realista del filme, reforzado por las numerosas localizaciones auténticas en que se ha rodado.

Jerónimo José Martín