1408

Guión: Matt Greenberg, Scott Alexander y Larry Karaszewski. Intérpretes: John Cusack, Samuel L. Jackson, Mary McCormack. 104 min. Jóvenes. (V)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mike Enslin es un cínico y aburrido escritor de bestsellers en los que desacredita hechos misteriosos, fenómenos paranormales, casas encantadas y demás. Su método, que le ha hecho conocido en todo el mundo, consiste en presentarse en los lugares con fama de tétricos, sobre todo cementerios, y pasar allí la noche, esperando que se produzca algún prodigio. Nunca ocurre nada.

Su nuevo libro Diez noches en habitaciones de hotel embrujadas le obliga a conocer la habitación 1408 del Hotel Dolphin. Esa habitación no se alquila nunca por orden de la dirección. Se dice que nadie ha aguantado más de una hora en ella; que habían fallecido varias personas…Tras una hora convenciendo al gerente, Enslin entra en la habitación 1408.

1408 es el más cinematográfico de los hoteles de horror serie B vistos últimamente, y ha sido una decisión muy acertada elegir a John Cusack para el papel de protagonista. 1408 es una película inquietante que funciona perfectamente en torno a una idea simple: “No hay salida”. La película tiene una larga presentación del personaje que, afortunadamente para todos, tiene un pasado turbio, recuerdos, añoranzas; su “pasotismo” fundamental tiene una razón de ser. A pesar de todo, John Cusack logra que el espectador le desee un buen susto en la habitación 1408. El enfrentamiento con Samuel L. Jackson (inmenso en un papel breve) es antológico. Cuando entra en la habitación uno se espera cualquier cosa. Y cualquier cosa llega, en pequeñas dosis, con elegancia, sin recurrir a la casquería, ni a la grosería en ningún momento, y sólo se puede reprochar a la película que en algún momento sucumba al exceso de efectos especiales.

Una obra menor, sin duda, pero agradable de ver. El sueco Håfström ha tenido el acierto de no ser pretencioso, y de no tomarse demasiado en serio ni buscar explicar lo inexplicable; una buena adaptación (o mejor otra buena adaptación) de Stephen King a la pantalla grande. Esta lleva además todos los ingredientes caros al autor: un escritor popular, una casa encantada, unos fenómenos paranormales, una hija muerta… Stephen King, ¿quién si no?