Corey Stoll
Spielberg consigue hacer que el clásico musical brille aún más.
La odisea del primer hombre que pisó la Luna, contada desde el lado personal del protagonista y de su familia.
Una pequeña joya cinematográfica en torno al amor no correspondido, inspirada en la obra de teatro homónima de Antón Chéjov.
La nueva comedia de Woody Allen entra muy bien gracias a su mimada forma y a sus actores, pero le falta consistencia.
La historia real del famoso criminal de Boston James Bulger, en una película que recuerda a las mejores del género de gangsters.
Una historia dolorosa y emotiva sobre niños sudaneses internados en un campo de refugiados que, al cabo de muchos años, son acogidos en Estados Unidos.
Un caso que podría haber firmado Agatha Christie: goteo de asesinatos dentro de un avión en vuelo; todos parecen sospechosos. Buen trabajo de Liam Neeson.
Con el protagonista y el director originales fuera de la saga, la nueva entrega resulta digna pero no logra igualar la calidad de las anteriores.
Deliciosa comedia de Allen, con un guión ingenioso y un humor muy logrado.
Una película más de gente con superpoderes. Pretende salir de lo convencional pero no logra interesar.
A Slevin la vida no le ha ido nada bien. Su casa acaba de ser declarada en ruinas y ha sorprendido a su novia en la cama con otro. En un intento por perder de vista Los Ángeles durante un tiempo, se marcha a vivir a Nueva York al apartamento de su amigo Nick Fisher. Pero dos de los peores gángsteres de la ciudad, El Rabino y El Jefe, antiguos socios y ahora enemigos irreconciliables, se cruzarán en su vida cuando uno de ellos pretenda vengar la muerte de su hijo asesinando al primogénito del otro. La idea para no desencadenar una guerra de bandas: buscar a un jugador que le deba mucho dinero al Jefe y obligarle a matar al hijo del Rabino.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.