·

Ian McEwan
Con el reconocible trasfondo de la vida actual en Inglaterra, McEwan sigue los pasos de su protagonista desde su adolescencia hasta ya su senectud.
McEwan explora en esta novela la relación de un robot humanoide con sus dueños y los dilemas éticos que plantea.
Una magistrada británica, especializada en asuntos de familia, se ve sumergida en una crisis matrimonial y personal, que luego se extiende a su mundo de certezas racionales.
En la conflictiva década de los setenta, con el predominio de la propaganda comunista en Europa, los servicios de espionaje británicos planean una estrategia en el mundo cultural para contrarrestarla.
La vida de un Premio Nobel de Física, mujeriego y nihilista, le sirve a McEwan para trazar una fallida sátira científica, académica, política y social.
Florence y Edward son dos jóvenes veinteañeros ingleses que se acaban de casar y pasan su viaje de novios en un hotel de una zona que da nombre a la novela. Lo que sucederá esa noche marcará las vidas de los protagonistas.
Una novela fatalista que subraya la incapacidad del ser humano para cambiar el curso de los acontecimientos.
Una meditación sobre la naturaleza de la adolescencia y el poder de la imaginación, sobre las clases sociales y la guerra y, en especial, sobre el arte de narrar.
Una novela que, por exceso de frivolidad, no llega a la altura de las mejores de McEwan.
Novela en que McEwan hace gala de su agudeza en el análisis de los sentimientos.
Esta novela no es sólo la historia de una pareja, sino la de Europa y el nazismo en una determinada época y, en definitiva, la del hombre.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.