Los perros negros

AUTOR

TÍTULO ORIGINALThe Black Dogs

GÉNERO

Anagrama. Barcelona (1993). 214 págs. 1.600 ptas.

Jeremy, huérfano desde los ocho años, siente una especial atracción hacia las personas mayores, lo que le lleva a escribir las memorias de sus suegros, June y Bernard. Ambos fueron dos jóvenes brillantes que se afiliaron al Partido Comunista con el afán de acabar con la injusticia en el mundo. Pero en un viaje por Francia en 1946, “June llegó a Dios a través de un encuentro con el mal en forma de dos perros negros”. Aquel suceso transforma su vida y la aleja para siempre de Bernard.

Los perros negros no es sólo la historia de una pareja, sino la de Europa y el nazismo en una de-terminada época y, en definitiva, la del hombre. Es la constatación de la existencia del mal, “un principio maligno, con una fuerza que avanza periódicamente para dominar y destruir las vidas de los individuos o los países, luego se retira y espera la siguiente ocasión”.

La novela opone dos maneras diferentes de ver el mundo: una, “materialista, científica, racional”; otra, espiritual, meditativa, basada en la fe. June, queriendo comprender la existencia, descubre que el mal habita dentro de cada persona, que también en nuestro interior hay la posibilidad de una forma de ser más elevada y que sólo si el individuo se esfuerza por mejorar él mismo, mejorará el mundo con “el poder sanador del amor”.

Ian McEwan ha escrito una novela vibrante, variada, lograda en su estructura y que no se puede dejar hasta el final. Tras una breve introducción, los cuatro capítulos, en orden cronológico inverso, desvelan las claves de la novela y la intriga de los perros negros.

En cada capítulo se entremezclan la historia del narrador y la de la pareja protagonista, así como diversos puntos de vista de los personajes, sin que el lector se pierda. El hilo de la narración, apoyado en el diálogo sobre todo, se sigue a través de un suave entramado, en el que resaltan también magníficas descripciones.

Disfrutará el lector con esta novela de Ian McEwan (Inglaterra, 1948), considerado uno de los mejores escritores de su generación, galardonado en 1976 con el premio Somerset Maugham por su primera obra, un libro de relatos (Primer amor, últimos ritos), y que ha escrito otro libro de relatos y cuatro novelas más.

Aunque la oposición entre el bien y el mal está presentada esquemáticamente y no es un argumento precisamente nuevo, en Los perros negros resulta muy atrayente por lo infrecuente en la novelística actual y porque quizá -como dice su propio autor- “estamos perdiendo la costumbre de entender el mundo”.

Pedro L. López Algora

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares