·

BookTok y la erotización de la literatura juvenil y adolescente

publicado
DURACIÓN LECTURA: 6min.
BookTok y la erotización de la literatura juvenil y adolescente

Parece que, por una vez, no se puede decir que los adolescentes leen cada vez menos por culpa de las redes sociales. De hecho, podría estar ocurriendo lo contrario gracias a TikTok, la plataforma responsable de enganchar a la lectura a la generación Z.

El sector editorial lo tiene claro y lo viene señalando desde hace un tiempo: BookTok, el hashtag bajo el que se concentran un ejército de lectores online, está impulsando sus ventas.

Que se fomente la lectura entre los más jóvenes siempre es una buena noticia, pero si le echamos un ojo a lo que están leyendo, quizá más de uno se planteará si no es casi mejor que sigan con el contador de libros a cero.

La comunidad lectora de TikTok es variada y el que desea encontrar recomendaciones de calidad puede hacerlo. Sin embargo, hay un tipo de contenido que ha triunfado sobre todos los demás y cuyas novelas copan las publicaciones más virales y lideran luego las ventas en las librerías: la literatura erótica.

Eso sí, no siempre (o casi nunca) bajo ese nombre. Porque en BookTok se ha construido todo un universo con un vocabulario propio que permite disfrazar ciertos conceptos.

Algo preocupante si tenemos en cuenta que el público de TikTok es muy joven y que las historias que se les está animando a leer son, en general, de una baja calidad literaria, con un contenido sexual explícito y unos modelos de relación que la sociedad debería aspirar a tener erradicados.

Un lenguaje y una estética propios

Por su puesto, además de #BookTok, hay toda una serie de hashtags en torno a los que se viralizan los contenidos más populares.

Por ejemplo, TBR (to be read) hace referencia a la pila de libros que están esperando para ser leídos en la estantería; bookhaul reúne los vídeos en los que las influencers enseñan sus novedades recién adquiridas; y bajo el hashtag de «bloqueo lector», los usuarios de la red comparten consejos sobre cómo arrancar con la lectura cuando no te apetece mucho abrir un libro.

Con un vocabulario y una estética propios, BookTok se convierte en un auténtico universo paralelo en el que la estética prima sobre la calidad literaria

Por otro lado, el faceclaiming señala una práctica mediante la cual los fans de un libro buscan en TikTok a personas reales a las que atribuirles el rol de su personaje. Una especie de casting para las fantasías literarias.

BookTok también tiende a priorizar la estética y los usuarios ponen en juego su creatividad a la hora de dar vida a sus recomendaciones literarias. Algunos incluso crean sus propios trailers, como si de una película se tratara.

Esto fomenta una generación de contenido que es muy potente visualmente, pero que también hace que los influencers tiendan a promocionar libros en los que cuenta más la forma que el fondo.

En definitiva, todo un mundo que revela que la comunidad lectora de TikTok es una mezcla de interés por la lectura, la cultura de los fandoms y una cuidada estética importada de redes como Pinterest o Instagram que puede hacer que el atractivo externo diluya la calidad literaria.

Relaciones tóxicas y literatura erótica para adolescentes

Quizá el mayor problema de BookTok es la omnipresencia de la literatura erótica.

Y es un problema porque casi el 30% de usuarios de TikTok son menores de edad, con una mayoría muy amplia de niñas que están recibiendo unos mensajes que sexualizan constantemente a la mujer y que hacen una apología de las relaciones tóxicas.

Todo esto escondido entre fantasía, thriller o novela romántica, que son los géneros de mayor éxito en BookTok.

Bajo términos como ‘dark romance’ o ‘spicy’, las ‘influencers’ acaban promocionando literatura erótica para adolescentes

Bajo esta oferta aparentemente variada suele haber un único argumento muy simple, una baja calidad literaria que encadena diálogos flojos con golpes de efecto y un contenido sexual muy explícito.

Y es que, dentro del vocabulario propio que maneja esta comunidad lectora, hay dos términos que destacan por encima de todo: spicy y dark romance.

El primero se utiliza para calificar las escenas, las relaciones o las historias que contienen un alto contenido sexual (spicy es “picante” en inglés). Bajo el segundo término (romance oscuro) se engloban toda una serie de narrativas que normalizan dinámicas de posesión, control y abuso sexual dentro de las relaciones.

Todo ello acompañado de unas portadas que sugieren que en el interior hay una novela de amor casi adolescente, pero que no delatan que lo que hay entre las páginas es pura literatura erótica.

Icebreaker es un buen ejemplo de esto. Esta novela, que se encuentra ahora mismo en la sección de literatura juvenil y adolescente de las librerías, presenta el sencillo argumento de una patinadora artística que se ve obligada a compartir la pista de hielo con el equipo de hockey local y acabará enamorada del capitán.

Resulta que el hockey sobre hielo es un favorito de TikTok y sorprende la cantidad de novelas que pueden girar en torno a un solo deporte: Scoreless Game, Overnight Sensation, Breakaway o Pucking Around.

El resultado: un envoltorio ligeramente distinto que sirve como excusa para desarrollar un contenido sexual muy explícito.

El problema es que este tipo de libros son los que están siendo recomendados a un público muy joven en TikTok. Además, tampoco las editoriales los categorizan explícitamente como literatura erótica, lo que induce a confusión.

Para enganchar al lector

Otra serie de libros problemáticos son los de la autora Collen Hoover. En sus novelas, la escritora explora temas como las adicciones, el abuso sexual o la violencia doméstica. Sin embargo, no profundiza en esos dramas para establecer un arco narrativo de reflexión, sino que más bien se utilizan como elemento de enganche para el lector.

De hecho, la moralidad de este tipo de situaciones es a veces ambigua en los libros de Hoover, que han recibido críticas por presentar siempre personajes femeninos pasivos atrapados en relaciones abusivas y de control.

Otras sagas famosas en TikTok, como la de Twisted Love de Ana Huang, son como un 50 sombras de Grey dirigido a las más jóvenes y con las peores dinámicas de una relación tóxica y de posesión

Las series fantásticas como Alas de Sangre de Rebeca Yarros o Una corte de rosa y espinas de Sarah J. Mass con una protagonista que está aparentemente empoderada, pero también bastante sexualizada y participa de relaciones con dinámicas abusivas.

Para comprender bien cómo esto puede estar afectando este tipo de contenido a las usuarias de TikTok, basta mirar una tendencia viral en la red social.

Un contenido popular entre la comunidad de BookTok es el ranking de red flags (un término que hace referencia a comportamientos que deberían alertarnos de que algo no marcha bien en una relación) en el que los usuarios califican qué tipo de conducta desean en sus personajes ficticios.

Y así es como llegamos a encontrarnos a una veinteañera que comenta que al protagonista que dice cosas como que “no se controla” o que su pareja “es suya” le califica con un diez.

Como bien sabe cualquier entendido de la comunicación, de la normalización en la ficción a la normalización en la realidad, hay un paso muy pequeño.

Por eso, es una lástima que un fenómeno que está impulsando la lectura en los adolescentes haya tomado esta deriva.

Un comentario

  1. Un artículo interesantísimo y muy preocupante… No tenía ni idea de que esto estaba pasando. Qué peligrosas son a veces las redes sociales para los más jóvenes!

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.