Steve Jobs

Página 1

Director: Danny Boyle

Guion: Aaron Sorkin (biografía: Walter Isaacson).
Intérpretes: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff Daniels, Katherine Waterston, Sarah Snook, Michael Stuhlbarg, Perla Haney-Jardine, Adam Shapiro.
121 min.
Jóvenes-adultos.
2 Globos de Oro:
guion (Aaron Sorkin), actriz de reparto (Kate Winslet).

Hace apenas dos años un director poco conocido llevó a la gran pantalla la vida de Steve Jobs. La película, interpretada por Aston Kutcher y titulada Jobs, era un recorrido cronológico que pasó sin pena ni gloria y que tuvo que sufrir con paciencia que todas las críticas acabaran señalando que ya se estaba rodando un nuevo biopic basado en la biografía de Walter Isaacson. Algo así como decir que esta –Steve Jobs– es la buena.

Y lo es porque, además de basarse en una biografía, discutida –como todas–, pero muy completa, cuenta con la dirección de Danny Boyle, el guion de Aaron Sorkin y la interpretación de Michael Fassbender: tres genios al servicio de otro. En realidad, la película es la suma del talento visual de Boyle, la capacidad de escritura de diálogos y verbo ágil de Sorkin y el concienzudo trabajo de Fassbender. El resultado es soberbio.

Y eso que habrá parte del público al que le desconcertará la radical apuesta de contar una vida exclusivamente a través de tres presentaciones de productos: el Macintosh en 1984, el NeXTcube en 1988 y el iMac en 1998. Todo el biopic gira alrededor de los 40 minutos anteriores a cada presentación. Desde ahí, desde esos momentos de nervios, de choques con sus colaboradores, de ego sublimado, es desde donde Sorkin describe y desarrolla al personaje.

Estamos ante una película de ritmo vertiginoso y de sorprendente fuerza visual. Boyle reconstruye cada presentación como si fuera un espectáculo… porque así eran las presentaciones de Steve Jobs. Además, para ser formalmente fiel a la historia, rueda cada uno de los capítulos con las cámaras que se utilizaban en esos momentos. Un recurso de estilo al servicio de la narrativa, como tiene que ser.

De Fassbender ya hemos dicho que construye un Jobs intenso y absolutamente convincente. Le da la réplica una también estupenda Kate Wislet en el papel de la insustituible Joanna Hoffman, una mujer que, además de dirigir el departamento de marketing de Macintosh, fue su mano derecha y su más dura opositora (por el bien de su jefe).

En definitiva, un original biopic que entre otras cosas abre el apetito para leer más sobre uno de los hombres que más ha influido en lo que llevamos de siglo XXI. 

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

 

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.