Auge y crisis del ideal meritocrático

publicado
DURACIÓN LECTURA: 10min.
Las sociedades modernas acabaron con los privilegios estamentales y establecieron el talento como criterio de reconocimiento social. Hoy, sin embargo, se cuestiona que el modelo meritocrático contribuya a la movilidad entre clases y a la igualdad de los ciudadanos. Para quienes se lamentan de las consecuencias deparadas por la meritocracia, se ha hecho realidad la distopía descrita en 1958 por Michael Young, que tuvo la inspiración de acuñar el término con el fin de describir un mundo en el que las castas habían desaparecido, y los lazos familiares o el patronazgo habían sido sustituidos por el talento, como criterio de promoción social o económica.

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.