En Asia ha habido una fuerte reducción de la pobreza

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 8s.

A veces se dice que con la globalización los pobres son cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos. La realidad de las cifras no justifica esta afirmación, al menos para Asia. El fuerte crecimiento económico en Asia ha permitido que la población que vive en “pobreza extrema” disminuyera del 34% en 1990 al 19,3% en 2003, según las estimaciones hechas en un informe que acaba de publicar el Banco Asiático de Desarrollo.

Los datos del informe indican que en 2003 (último año para el que hay datos disponibles) 621 millones de personas de Asia vivían en “extrema pobreza” (con un gasto de menos de un dólar diario), lo cual supone un descenso de 300 millones respecto a 1990, cuando eran 922 millones.

Si se toma como referencia el “umbral de pobreza”, fijado en un gasto de menos de 2 dólares diarios, en 2003 vivían así 1.850 millones de personas (más del 57% de la población).

La gran mayoría de los 621 millones de extremadamente pobres viven en la India (327 millones), China (173 millones) y países de Asia del Sur (77 millones).

El informe del Banco señala que la gran reducción de la pobreza en la región se debe sobre todo al fuerte desarrollo de China, donde el número de los que viven en pobreza extrema se ha reducido en 204 millones desde 1990. En cambio, en la India la reducción fue solo de 24 millones en el mismo periodo.

Si sigue esta tendencia, Asia está bien situada para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se proponían reducir a la mitad entre 1990 y 2015 el porcentaje de la población que vive con menos de un dólar diario. Del 34% en 1990 habría que pasar al 17% en 2015, y ya en 2003 se había bajado al 19,3%.

Pese a esta tendencia favorable en la lucha contra la pobreza, el informe señala que los avatares climáticos u otros factores que escapan al control de la gente pueden sumir a decenas de millones de personas en la pobreza. Pone el caso de la India, que en 2002 sufrió una de sus peores sequías y redujo su crecimiento económico, lo que tuvo una fuerte repercusión sobre los más pobres.

En su informe, el Banco ofrece también unas proyecciones hasta 2015, con varias posibilidades en función del crecimiento económico y las políticas de redistribución. La más favorable supone que los países de la región mantendrán el mismo crecimiento de renta per cápita observado en el periodo 2000-2004 y la más favorable distribución de la renta conseguida en el pasado. En ese caso el número de personas en extrema pobreza descendería en 2015 a 108 millones, la mayoría concentrada en la India (85 millones).

Según la proyección más desfavorable, 347 millones de personas estarían todavía viviendo en extrema pobreza en 2015. India es el país donde disminuiría menos la pobreza, según cualquiera de las proyecciones.

Para valorar los datos sobre la pobreza, hay que tener en cuenta que el Banco Mundial considera que se está en “extrema pobreza” cuando se “gasta” menos de un dólar diario, según datos obtenidos mediante encuestas. Otro enfoque consiste en considerar pobre al que gana menos de un dólar diario, calculando los ingresos a partir de la contabilidad nacional. Con este criterio, la cifra de pobres es menor, aunque una parte de la mejora registrada puede corresponder no a mayores ingresos de los pobres, sino a que va aflorando la economía sumergida, que suele ser un sector importante en los países en desarrollo (cfr. Aceprensa 52/04: “La desigualdad crece… o disminuye, según se mire”).