EAL29618

Toda pasión apagada

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALAll Passion Spent

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2016)

Nº PÁGINAS232 págs.

PRECIO PAPEL18,90 €

PRECIO DIGITAL8,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La intensa y agitada vida de la escritora británica Vita Sackville-West (1892-1962) fue narrada por su amiga Virginia Woolf en Orlando. Nacida en Knole (Inglaterra), era hija del tercer barón Sackville y estuvo casada con el diplomático Harold Nicolson.

En esta novela de 1931, reeditada por Alfaguara, Sackville-West cuenta la vida de una anciana y elegante viuda, Deborah Holland. Su marido, Henry Slane, que había sido virrey de la India y primer ministro de Inglaterra, muere a la edad de 94 años. Los seis hijos de este matrimonio deciden hacerse cargo de su madre por turnos. Pero Deborah resuelve vivir su propia vida y se instala en una pequeña casa de Hampstead. Allí recupera la amistad con un anciano millonario que cincuenta años atrás se había enamorado de ella.

Desde su nuevo hogar rememorará recuerdos de juventud. Pero más importantes que esas evocaciones, muchas de ellas de un intenso lirismo, son las reflexiones que conforman un peculiar estilo feminista, exento de tintes desabridos.

Deborah analiza la lucha interior que tuvo que mantener en las relaciones con su marido, ya que éste –o quizá la sociedad– le imponía el sacrificio de renunciar a ser ella misma. “Henry, por la fuerza del amor, le había robado la vida que ella había elegido y, sin embargo, le había dado otra vida (…). Nunca se le había ocurrido que podría preferir ser simplemente ella misma”. La viudez resucita en Deborah un secreto deseo de independencia, y a la vez la enfrenta a la íntima convicción de la necesidad de ser fiel a su marido. De este enfrentamiento nace la tensión interna de Deborah, que es también la tensión narrativa que sustenta la novela.

La calidad literaria de Toda pasión apagada –la delicadeza de sus páginas, la sensibilidad lingüística y de percepción, un fino sentido del humor, muy británico…– va unida a un indudable acierto en el tono y en el fondo de la crítica social que plantea.