arton2548

Stop-Time

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2018)

Nº PÁGINAS424 págs.

PRECIO PAPEL22,45 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Frank Conroy (1936-2005), quien dirigió durante años el célebre taller de escritura de Iowa, publicó estas memorias en 1967. Le siguieron algunas novelas y relatos, pero nada llegó a ser tan famoso como estos recuerdos de infancia y juventud. La larga introducción de Rodrigo Fresán, buen conocedor de la literatura norteamericana, se detiene en detallar las múltiples influencias de este libro en muchas obras posteriores.

Las memorias abarcan hasta los 17 años, cuando Conroy abandona el hogar familiar y se embarca en un viaje por Europa. Su primer entorno cercano es caótico, con un padre alcohólico y enfermo, que muere cuando él tiene 12 años; un padrastro original y perezoso, y la desubicación por los continuos trasvases NY-Florida. Va relatando con sinceridad y claridad los elementos –por lo demás normales– de una vida en evolución: sus relaciones familiares, primeros amigos, primeros amores, estudios, su afición por el piano y los libros, su incipiente vocación de escritor.

El escritor va saliendo adelante, enfrentando las diversas dificultades que se le presentan. El libro sigue un orden cronológico, pero no recorre exhaustivamente toda la vida del autor. Se fija en algún suceso, que suele definir el título de los veinte capítulos que componen la obra, lo narra y va extrayendo conclusiones sobre cómo pudo haber contribuido a la formación de su personalidad. Las conclusiones e ideas que van fluyendo a raíz de los hechos son las que el autor tiene en el momento de escribir los recuerdos, no las que tenía cuando ocurrieron las cosas. Todo discurre con naturalidad y el libro resulta atractivo siempre. No es especialmente original lo que se cuenta, pero son muy destacables el tono, la naturalidad y la claridad.