Si no despierto

SM. Madrid (2010). 480 págs. 15,95 €. Traducción: Alexandre Casal Vázquez y Xohana Bastida.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recientemente publicada en España tras el éxito alcanzado en Estados Unidos, Si no despierto se presenta como una novela juvenil que invita al lector a reflexionar sobre su propia vida y las consecuencias de sus pequeños actos cotidianos. El argumento se centra en un único día de la vida de la protagonista, el día en el que muere y que vuelve a revivir durante siete días.

“¿Y si solo te quedara un día por vivir? ¿Qué harías? ¿A quién besarías? ¿Hasta dónde llegarías para salvar tu propia vida? Samantha Kingston lo tiene todo: apariencia, popularidad, el novio perfecto. El viernes 12 de febrero debería ser simplemente otro día normal en su vida de ensueño. En cambio, es el último. La trampa: Samantha se levanta la mañana siguiente y vuelve a vivir el último día de su vida siete veces, hasta que se da cuenta de que incluso con hacer el menor cambio, ella podría tener más poder del que alguna vez imaginó”.

Durante esos días, Samantha se va dando cuenta de lo fácil que es juzgar a las personas sin tener suficiente información; de cómo una simple broma de un grupo de amigas puede afectar a alguien hasta hacerle perder el norte; del daño que hacemos a los demás con un simple comentario dicho con ligereza. Aprende a valorar los pequeños detalles de cada día: el beso de su madre por las mañanas, su hermana pequeña, su grupo de amigas (con sus defectos y virtudes), su colegio, etc. Siente que el tiempo se le escapa de las manos y necesita hacer algo para ser mejor con los demás, para mejorar ella misma.

La novela busca la reflexión del lector sobre el comportamiento diario con los demás. Para ello, la joven autora, Lauren Oliver, centra la acción en el transcurso de un día de colegio. Los protagonistas son jóvenes adolescentes que dejan traslucir lo que llena sus cabezas: fiestas, relaciones amorosas, mensajes por teléfono móvil, ropa. Se entremezclan los pensamientos de Samantha sobre la muerte y sobre el paso inexorable del tiempo; todo ello con un lenguaje cercano al público al que va dirigido.

El fin de la novela es loable y la protagonista logra dar un importante giro a su vida hasta entregarse generosamente por los demás (el final es impactante y hace que se olviden otras inconveniencias). Sin embargo, le sobran los párrafos empleados en describir las relaciones amorosas como principal motivación de muchos de los personajes, y sobre todo el intento de seducción de la protagonista por parte de uno de sus profesores.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares