Sapphira y la joven esclava

Impedimenta.
Madrid (2014). 266 págs.
22,70 €.
Traducción: Alicia Frieyro.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sapphira y la joven esclava es la última novela que publicó Willa Cather (1873-1947). La autora, nacida en Virginia, vuelve a sumergirse en el mundo rural de su estado natal.

La acción se desarrolla en 1856, cuatro años antes de la elección de Lincoln como presidente. El matrimonio Colbert, Henry y Shappira, son los dueños de una granja en la que trabajan un buen número de esclavos negros. Desde los compases iniciales intuimos que hay algo desajustado en una relación que chirría, una nube de sospecha que Cather introduce de manera sutil y oblicua. En torno al matrimonio se mueve un coro de personajes: algunos de los esclavos, un sobrino de Sapphira, vecinos, la jefe de la estafeta de correos, amistades, la hija de los Colbert y, sobre todo, Nancy, una joven esclava con la que Henry tiene una relación muy especial y que despierta los celos de su mujer. Ella será el motor de la narración.

La novela se centra en un personaje diferente en cada uno de los distintos capítulos. Gracias a este recurso narrativo, empleado con gran eficacia técnica, se nos ofrece una rica perspectiva del problema humano y social que la esclavitud plantea sin caer en la sensiblería ni el dramatismo.

La granja de los Colbert –que Sapphira dirige, imponente, desde su silla de ruedas– es un denso entramado de relaciones humanas. Sobre todos ellos se cierne un aire de tragedia como la enfermedad de Sapphira, la vida de su joven hija viuda o las historias de algunos de los esclavos. Sin embargo, los personajes no desesperan. La autora confía en la capacidad del ser humano para abrirse paso en la vida a pesar de las dificultades.

Cather tiene mucho oído para los diálogos. Las descripciones no aburren ni ralentizan el ritmo de la trama. La presentación de los personajes es magnífica, muy matizada. Ni los amos son señores feudales ni los esclavos están libres de defectos y errores. En ambos encontramos comportamientos mezquinos y decisiones admirables y nobles. Una novela poderosa y sugestiva de agradable lectura.