Patrimonio

Seix Barral. Barcelona (2003). 240 págs. 17 €. Traducción: Ramón Buenaventura.

El norteamericano Philip Roth, autor de libros tan importantes como Pastoral americana (ver servicio 58/99) y Me casé con un comunista (ver servicio 78/01), entre otros, vivió a finales de los ochenta un intenso año y medio acompañando a su padre próximo a morir; en 1991 publicó este libro, subtitulado Una historia verdadera, con el que Seix Barral inicia su Biblioteca Philip Roth.

La muerte es una excelente piedra de toque para determinar la valía moral de las personas. Cualquier relato autobiográfico que cuente cómo se ha asistido a esta experiencia despierta, de entrada, la simpatía y comprensión del lector. Si, además, hay elementos ejemplares en el modo de morir o de asistir al enfermo terminal, el valor añadido de la lectura crece. En Patrimonio hay elementos destacados e imitables como son la figura materna, de una generosidad conmovedora; la fortaleza y ternura del hijo o la actitud luchadora del padre, que hasta en la agonía final pelea “cada bocanada de aire”. Junto a esto hay una visión poco optimista de la vejez y de la enfermedad, se hace demasiado hincapié en la carga de frustración y subyace implícitamente una idea de la religión más relacionada con la muerte que con la vida, como reservada para los últimos momentos. El escritor se pregunta cuál es el límite de dolor que una persona puede soportar en la tierra y no tiene respuestas.

El desarrollo de la enfermedad del padre, con algunas páginas intensas de despiadado realismo, va dando paso poco a poco al descubrimiento de matices en la personalidad y en la propia relación que hasta entonces no estaban tan claros. La situación estimula unos sentimientos en padre e hijo que el escritor no desea olvidar y por eso los escribe. “Peleaban porque lo suyo era pelear y peleaban porque eran judíos”. Así titula Roth el sexto y último capítulo de estas memorias, que resume el talante que ha querido destacar en este camuflado homenaje a su padre, un hombre duro, obstinado y luchador que supo afrontar de cara también el último reto, su propia muerte.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares