Muerte en Estambul

Tusquets. Barcelona (2009). 242 págs. 18 . Traducción: Ersi Marina Samará.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Muerte en Estambul es la cuarta novela que se publica en Tusquets de este autor griego, aunque nacido en Estambul en 1937, que está consiguiendo un éxito internacional gracias a las aventuras policiacas protagonizadas por el inspector Kostas Jaritos.

En esta ocasión la acción transcurre en Estambul, donde Jaritos y su mujer Adrianí se encuentran de vacaciones con un grupo de turistas griegos. Sin embargo, lo que parecían unos plácidos días de descanso se transforman en un nuevo caso policiaco, pues Jaritos tiene que resolver una serie de asesinatos que comienzan en Grecia y se repiten en parecidas circunstancias en Estambul. Todas las pistas conducen a una anciana mujer griega que vivió durante muchos años en Estambul y que tuvo que salir de Turquía, junto con casi toda la comunidad griega que allí residía, tras los trágicos sucesos de 1955. Para resolver el caso cuenta con la ayuda de Marat, un policía turco que ha vivido muchos años como emigrante en Alemania.

Al igual que El accionista mayoritario, la anterior novela de Márkaris publicada en castellano, Muerte en Estambul resulta muy entretenida por las peripecias de la investigación y por los ingredientes que el autor introduce para hacer mucho más cercanos a sus personajes. Como en las anteriores novelas, las relaciones entre Jaritos y su mujer son cordiales y tirantes a la vez, en esta ocasión con el telón de fondo de la reciente boda por lo civil de su única hija, Katarina, lo que ha provocado un berrinche familiar que ha sido el origen de estas vacaciones.

También resulta atrayente la ambientación, pues la acción se desarrolla entre la reducida comunidad griega que vive en Estambul y las rivalidades ya tradicionales entre los griegos y los turcos. La colaboración entre Jaritos y Murat, repleta de suspicacias al principio, se convierte en uno de los temas más interesantes de una novela en la que, por ponerle algún reparo, pillan un poco lejos las referencias históricas a las enemistades entre Grecia y Turquía.