Mucho después de medianoche

Minotauro. Barcelona (1998). 314 págs. 2.200 ptas. Traducción: Marcial Souto.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alos treinta años, Ray Bradbury asombró con dos títulos que ya son clásicos de la literatura contemporánea: Crónicas marcianas y Farenheit 451. Hasta ahora, el resultado de su tarea como escritor son veintidós volúmenes de cuentos, novelas y ensayos. En España, la editorial Minotauro lleva desde 1990 editando sus libros.

Mucho después de medianoche es una antología que recoge veinte cuentos publicados por el autor en los comienzos de la década de los setenta, quizá el periodo más brillante de su trayectoria literaria. Algunos de los relatos parecen añadidos a Crónicas marcianas. Otros se revelan como homenajes literarios a los que Bradbury considera sus maestros, entre otros, Hemingway y George Bernard Shaw.

En los restantes cuentos, Bradbury ofrece un muestrario de diferentes géneros: terror gótico, historias policíacas, relatos de infancia y aprendizaje, historias de amor y amistad. En todos ellos, pero de manera muy especial en estos últimos (La mejor parte de la sabiduría, La tableta de chocolate y El Deseo), despliega un profundo conocimiento de las emociones y de los resortes verbales que pueden encenderlas.

A las narraciones de Mucho después de medianoche se les puede aplicar la misma definición que el profesor Faber, uno de los personajes de Farenheit 451, dio al bombero bibliófobo: “¿Qué significa calidad? Para mí es textura. Este libro tiene poros, tiene facciones. Este libro puede colocarse bajo el microscopio. A través de la lente encontraría vida, huellas del pasado en infinita profusión”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares