Ray Bradbury

12.Abr.2000
Todos los elementos mágicos de esta antología de relatos tienen algo en común: su tranquila manera de mostrar lo sorprendente.