mi tio napoleon

Mi tío Napoleón

TÍTULO ORIGINALDa’i Jan Napoleon

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS576 págs.

PRECIO PAPEL11,90 (ed. bolsillo) €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

“Un caluroso día de verano, para ser exacto, un viernes 13 de agosto, a las tres menos cuarto de la tarde, me enamoré”. Primeras líneas de esta deliciosa novela, que ahora se publica en edición de bolsillo. Cuenta una historia de amor entre adolescentes, como un detalle más de un retablo esperpéntico en el Irán de los años cuarenta del siglo XX.

Las figuras centrales de este retablo son el Querido Tío (obsesionado con Napoleón y al que su fantasía o locura lleva a imitar en una farsa involuntaria) y su criado, Mash Qasem, que se cree las historias fantasiosas del amo y las fomenta. La inspiración cervantina de esta pareja es obvia, pero no se trata de una copia sino de una genial recreación.

El Querido Tío es el mayor de un conjunto de hermanos que viven en casas contiguas, en un Teherán donde el islamismo no está reñido con el alcohol y donde hombres y mujeres son demasiado propensos al amor o a lo que sea. Aunque no pocos de los personajes son algo lúbricos, la novela es, gracias al cómico empleo de los eufemismos, de una corrección más sugerente que los corrientes descaros de mucha narrativa occidental. Todo es y no es a la vez; muchas veces, con una elipsis, se dice todo.

La novela está conducida con mano maestra, en largas secuencias llenas de diálogos chispeantes, de efectos inesperados, de situaciones cómicas hasta la carcajada. El lector puede preguntarse a veces si se podrá seguir a ese ritmo; y se sigue, hasta el interesante final.

Mi tío Napoleón se publicó en Irán en 1973 y dio lugar a una serie de televisión seguida por millones de iraníes. En 1979, con la llegada de Jomeini, Iraj Pezeshkzad, nacido en 1929, se exilió a Francia. La novela fue prohibida por los ayatolás y la prohibición continúa hasta hoy.

La crítica internacional considera Mi tío Napoleón una de las obras maestras de la literatura iraní del siglo XX, y con razón. Pocas cosas se han escrito con tal grado de fluidez, de inventiva y de intriga.

(Nueva versión de la reseña publicada el 9-02-2011)