Maria cristina

María Cristina: Reina Gobernadora

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2020)

Nº PÁGINAS232 págs.

PRECIO PAPEL19,90 €

PRECIO DIGITAL10,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paula Cifuentes ofrece una interesante semblanza de la Reina Gobernadora María Cristina de Borbón (1806-1878), madre de Isabel II, así como del complejo mundo político y la inestabilidad que la rodeaban. Las luchas políticas entre liberales y moderados se ven acrecentadas a la muerte de Fernando VII, especialmente con la proclamación de su hija Isabel como reina, tras la polémica en torno a la pragmática sanción y la ley sálica, que se estudia pormenorizadamente en el libro. Se analizan también las consecuencias de la negativa del infante Carlos María Isidro a reconocer como reina a su sobrina Isabel, lo que dio origen a las Guerras Carlistas.

La autora perfila la figura de María Cristina desde un punto de vista tanto político como personal. Casada con su tío Fernando, 22 años mayor que ella, cumple pronto con su función de dar continuidad a la corona con el nacimiento de su hija Isabel, al que seguiría otra niña, Luisa Fernanda. Si su primer matrimonio fue de conveniencia, el que, ya viuda, contrajo con Agustín Fernando Muñoz, un guardia de corps a su servicio en La Granja, fue celebrado “en secreto” en el Palacio Real. Son incontables los rumores que corrieron en torno a esa relación. Aunque, según la autora, la boda fue muy precipitada, “se puede decir que se quisieron hasta el último de sus días… María Cristina encontró en él su único sostén verdadero, su única familia, y su único amigo real”. El matrimonio se hizo público oficialmente en 1844 y Muñoz fue nombrado duque de Riánsares, grande de España y senador vitalicio, entre otros importantes títulos.

Se resalta el carácter abierto y jovial de María Cristina, que suavizaba el difícil trato con sus adversarios políticos. En cuanto a los sentimientos hacia sus hijos, se destaca la frialdad demostrada a Isabel y su hermana, en contraste con el cariño que profesó a sus otros hijos. La figura de Fernando VII aparece tratada por la autora con calificativos desfavorables y le define como “el peor rey que ha tenido España”.

El lenguaje empleado es sencillo, a veces coloquial, y en ocasiones un tanto descarnado, como cuando describe la muerte de Fernando VII. La narración de los sucesos se mezcla con los pensamientos íntimos que la autora atribuye a María Cristina. El último capítulo, sobre los negocios de los monarcas, destaca el importante papel de Agustín Muñoz en las finanzas, y su habilidad para enriquecerse con los más variados negocios gracias a sus contactos e influencias, hasta llegar a acumular un inmenso patrimonio.

Se trata de un libro que permite, en definitiva, hacerse una idea del ambiente de la época y la relevancia de personajes como Cea Bermúdez, Narváez, Espartero, O Donnell, así como del interés de la Regente por mantener el trono para Isabel en medio del ambiente crispado, revueltas militares, motines, etc. 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares