Las ovejas y el pastor

Destino. Barcelona(2007). 124 págs. 16 €. Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Como también hizo el conocido novelista Leonardo Sciascia en algunas curiosas y oscuras historias como La desaparición de Majorana o Los apuñaladotes, este relato -crónica y reflexiones, más que novela- gira en torno a un extraño acontecimiento que tuvo lugar al parecer en el convento de clausura de Palma di Montechiaro, de la diócesis de Agrigento, en Sicilia durante el verano de 1945.

Durante sus vacaciones, el obispo de Agrigento, Monseñor Peruzzo, sufrió un atentado del que quedó malherido. El obispo era un hombre muy querido por sus fieles, entre otras cosas por ser defensor del reparto de tierras entre campesinos tras la II Guerra Mundial. Las monjas del vecino convento ofrecen en comunidad la vida de nueve o diez de las más jóvenes para interceder ante el cielo por la vida del prelado; y mueren de hambre, según se refiere en un libro que Camilleri descubre y con el que, junto a unos escasos recortes de prensa, intenta reconstruir este acontecimiento. Sin embargo, al carecer de datos concretos, al final se queda en meras conjeturas.

En fin, una historia rara, excesivamente complicada, a la que se unen consideraciones políticas, religiosas e históricas. El caótico resultado confunde al lector, pues las hipótesis que se barajan no pueden resolverse por la carencia de datos objetivos. El obispo, y algún otro personaje, quedan muy bien; en la narración de los hechos, el autor aparenta objetividad. Pero el libro tiene trampa: lo que más parece interesarle a Camilleri es cómo sucesos más propios de leyendas y supersticiones medievales (el suicidio fervoroso de un grupo de monjas) se repiten en el siglo XX.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares