41XQfSYixHL

La tortura del silencio

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALLa tortura del silenzio

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2015)

Nº PÁGINAS168 págs.

PRECIO PAPEL14 €

TRADUCCIÓN

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 35/15

Guido Barella pretende mostrar en este libro cómo fue la represión comunista en Rumanía y qué pasó después de que el régimen de Ceaucescu se derrumbara. Lo hace a través de entrevistas, como por ejemplo a Sorin Iliesiu, senador y director de cine rumano, que se ha dedicado a recoger testimonios de los supervivientes de la cárcel de Pitesi, una de las más crueles.

También menciona este libro la historia de Alexandru Todea, arzobispo greco-católico que fue detenido en 1948 cuando el Partido Comunista rumano, aliado con la Iglesia ortodoxa, declaró fuera de la legalidad a la Iglesia católica, confiscó sus bienes y persiguió a sus obispos, sacerdotes y fieles. Todea permaneció 16 años en prisión y 27 años en arresto domiciliario.

Pero el gran protagonista de este libro, y su hilo conductor, es Marius Oprea, la voz más destacada y conocida de todos los que han luchado contra la impunidad de los crímenes cometidos por la policía secreta del régimen, la Securitate. Arqueólogo de profesión, Oprea ha dedicado su vida a dar voz a las víctimas, recuperando cadáveres de los fallecidos en fosas comunes y en enterramientos de las prisiones.

Oprea ha sido perseguido y duramente atacado en Rumanía por investigar los crímenes del comunismo. A su juicio, no hay en el país voluntad política de hacerlo porque “los padres de quienes mandan hoy son quienes mandaban ayer”.

A pesar de su labor y la de otros, como reconoce el propio Oprea, todavía queda mucho camino por recorrer para que los crímenes cometidos en los países del Telón de Acero reciban la misma consideración que los cometidos por los nazis. La tortura del silencio pretende ser una llamada de atención sobre lo que sucedió en Rumanía, donde, en proporción a su población, hubo un mayor número de víctimas de los países sometidos por el comunismo.