La muerte de Amalia Sacerdote

BA. Barcelona (2008). 202 págs. 11 €. Traducción: Juan Carlos Gentile Gentile.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una Rizagliatta, título original de la novela, es una red de pesca en forma de cono que va descendiendo lentamente y atrapando cuanto encuentra hasta detenerse en el lecho marino. En esta historia de jueces, fiscales, abogados, policías, políticos, financieros, periodistas y mafiosos, hay una mano que controla la red. Todos resultan peones que carecen de una visión global de la estrategia. Además, el propio jugador de ajedrez hace también a veces de contrincante. Camilleri apura su ingenio y consigue cada vez tramas más sofisticadas y elaboradas, que requieren recapitulaciones y largas explicaciones cada poco para que el lector no se vea perdido. Basta decir aquí que todo ocurre en Palermo, que hay una joven asesinada y que su novio es el principal sospechoso, hechos basados en un caso real, el crimen de Garlasco.

El escritor Roberto Saviano (Gamorra, 2006) acaba de verse obligado a dejar Italia por las amenazas de la Camorra napolitana. Camilleri se apresura a anotar al final del libro que todo lo que cuenta es pura ficción. Sus motivos tendrá, aunque La muerte de Amalia Sacerdote, pese a que se está vendiendo así, no es propiamente un libro sobre la mafia sino sobre los hilos del poder y, en particular, sobre el papel de la información. En vez del habitual detective, el eje y ojo de la novela es la redacción de la RAI en la capital siciliana. Cuanto se va sabiendo es confirmado, sopesado y clasificado, valorado y dicho (o no); si se transmite, se hace al principio, en medio o al final, en el primer telediario o en el último, acompañado o no de declaraciones, y cada una de estas decisiones tiene motivos y consecuencias, provocan nuevos movimientos en la partida que pueden o no ser contados, y vuelta a empezar. Esto está muy bien explicado, y es el principal acierto de la novela, más que la trama criminal en sí. Curiosamente, Camilleri explica que nunca ha pisado la redacción un medio de comunicación salvo para ser entrevistado.

Hay reiteradas menciones sin detalles a la relajada moral sexual de varios personajes. Esto tiene poco peso narrativo en la historia pero marca un ambiente moral de permisivismo que se suma a la pesimista percepción social que transmite la novela: todos se mueven por egoísmos, poder, placer, posición; la verdad es sólo un elemento molesto que hay que administrar para que sirva a los propios intereses. Camilleri (1925) ha ganado con esta novela -aún no publicada en Italia- el II Premio Internacional de Novela Negra RBA. Un libro ágil y entretenido, valiente en su labor de denuncia de una realidad y negativo por la carencia de valores que refleja.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares