La melancolía en tiempos de incertidumbre

La melancolía en tiempos de incertidumbre

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALMelancholie van de onrust

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2019)

Nº PÁGINAS172 págs.

PRECIO PAPEL17,95 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Junto con la ansiedad, la depresión está considerada como la epidemia del siglo XXI, pero ese ánimo sombrío no es exclusivo de nuestra época; desde la pregunta de Aristóteles –“¿por qué parecen ser de temperamento melancólico todos los hombres que han destacado en filosofía, política, poesía y arte?”– hasta el minucioso y prolijo estudio del clérigo inglés Robert Burton (Anatomía de la melancolía, 1621), pasando por el imprescindible Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa, las causas de esta afección y sus posibles curas han suscitado un caudal literario merecedor de una extensa antología.

Con la preponderancia de la psicología y la psiquiatría modernas, sin embargo, los estudios se han alejado cada vez más de las raíces profundas de este trastorno para dejarlo en manos de terapeutas y, sobre todo, de la industria farmacéutica. Joke Hermsen (Holanda, 1961), filósofa especializada en la obra de Lou Andreas-Salomé y Hannah Arendt, trata de sustraer la melancolía de esa esfera psiquiátrica para situarla de nuevo dentro de un contexto social e histórico, pero también humanístico. Sin negar la pertinencia de la medicación para tratar los casos más agudos, propone ahondar en las fuentes de ese “duelo sin objeto” que parece haber contaminado el espíritu de tantos millones de personas, especialmente en Occidente.

Una vez aclarada la diferencia entre melancolía y depresión, la autora rechaza su carga negativa, y retoma la imagen clásica que asocia el espíritu melancólico con una actitud contemplativa. Cuando se acepta plenamente, aprendiendo a vivir con ella sin tratar de silenciarla, puede llevar a quien la experimenta a una reflexión renovada sobre sí mismo y sobre el mundo, porque le obliga a replegarse en su interior y a buscar la forma de encauzar esos sentimientos más allá de lo inmediato. La melancolía, alimentada por el arte, la espiritualidad, y el conocimiento de sí, se convierte entonces en un camino hacia la creatividad, y en una condición para “crear lo nuevo, imprevisible e inesperado”.

Hermsen aborda, por otro lado, la relación de la melancolía con el mundo contemporáneo y con los tiempos de incertidumbre –¿cuáles no lo han sido?–, a los que se refiere en el título. Después de descubrir al lector el concepto de Weltschmerz, acuñado por el escritor alemán Jean Paul para aludir a la tristeza que provoca la constatación de que el mundo real no puede equipararse con los anhelos del espíritu, defiende que la solidaridad, el compromiso con los demás y el sentimiento de pertenencia pueden disipar la angustia y el pesar por lo imperfecto de la realidad. Frente a una sociedad consumista, que requiere de una insatisfacción constante para alentar el gasto, el libro propone unos valores más humanos, inspirándose en la obra de Arendt y Andreas-Salomé.

Por su brevedad, el ensayo está abocado a no cerrar todas las cuestiones que abre. No obstante, las pistas que ofrece son más que suficientes para plantear una visión renovada de un sentimiento que, a partir de su lectura, se debería dejar de considerar como un trastorno para verlo más como un rasgo del carácter que nos humaniza, en todos los sentidos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares